Por los collares de la Wintour


Cuando empecé a escribir este post mi idea era homenajear el cumpleaños de la archiconocida editora de la Revista Vogue analizando su estilo, pero pronto me vi derivada a uno de los detalles que me tienen obsesionados de ella: sus collares.


Navegando por internet en búsqueda de fotos, he descubierto que se trata de collares de estilo georgiano, más concretamente, los denominados collet-necklaces.


Si observamos detenidamente las fotos, veréis que tienen varios en diferentes colores y tamaños. Me obsesionan. De verdad. Y no debo de ser la única a la vista de la cantidad de páginas que me salieron buscando fotos de sus collares... de los buenos y vintage, e imitaciones muy conseguidas en general.


Los auténticos collares, como os decía, son de estilo georgiano, una época comprendida entre 1714 y 1830 durante los reinados de los Reyes Jorge I, II, III y IV y algún periodo entre regencias también. Se rumorea que los collares de Anna son auténticos y provenientes de los conocidos joyeros londinenses S.J. Phillips Ltd., al módico precio de 20mil€ cada uno. Calderilla.


¿Cómo lleva sus collares la Wintour?

Como os comentaba, prácticamente nunca los lleva solos, sino combinados en grupos de 2 ó 3. Tiene un amplio colorido donde elegir, y la mayoría de las veces los elige en colores que hagan contraste (morados y verdes, amarillos y rosas...), aunque alguna vez se la ha visto llevándolos en la misma gama de tonos.


En cuanto a la ropa, lo normal que cualquier diría sería la de, ya que los collares tienen personalidad propia, combinarlos con ropa más sencilla, pero esa no es la manera Wintour: como le gustan los colores vivos y los estamPados, es con ellos con los que combina su joyería, casi siempre a contraste también. Pero a nada le hace ascos, y en las pocas ocasiones en que la hemos visto vestir de sport, sus collares también la han acompañado.


A mí me encanta, ¿y a vosotras? así que si alguna vez alguien no sabe qué regalarme, no tiene más que inspirarse en este post. Lo mismo ella recibe uno mañana por su cumpleaños...  



Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de éxito: Scalpers.

Naëlle, una tienda de la que enamorarse

Realidad en blanco, negro y carmesí