These (sock) boots are made for walkin'


El invierno pasado me propuse ser eficiente y me decidí a tirar/regalar/vender todos los zapatos que no me ponía. Una decisión inteligente a nivel espacio y orden, hasta que he visto que estas botitas se llevaban de nuevo este año. Después de varios inviernos muertas de risa en cajas, esperando tiempos mejores - que han llegado este invierno - decidí darles mejor vida a las botas elásticas que me acompañaron durante mi adolescencia. 

Craso error.


Ahora las llaman "botas calcetín" y aunque son lo más, a mí el nombre me parece de lo más feo (aunque sea de lo más práctico). Y aunque se estén postulando como uno de los zapatos del invierno, os diré, por experiencia, que no son impermeables... así que no sé yo en qué va a quedar todo esto.



¿Dónde las hemos visto?

En brillante piel negra en el desfile de Dior, brocadas en un llamativo rosa en Dries Van Noten, con tacón de aguja en Vetements o en versiones en los tonos más sobrios y naturales de Yeezy... en resumen, en todas las marcas del momento y en todos los materiales y colores posibles, como ponen de manifiesto las fotos de este post.



¿Por qué llevarlas?

Porque son prácticas y van con todo. Porque vale cualquier color. Porque al ser elásticas, crean un efecto adelgazante en los tobillos.

¿Os vais a resistir?




Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historias de éxito: Scalpers.

Naëlle, una tienda de la que enamorarse

Realidad en blanco, negro y carmesí