sábado, 1 de febrero de 2014

Happy Hour time!!


Hablaba con mi amiga Leticia el otro día sobre cómo lo de salir de copas cada día nos daba más pereza, por el gasto y la incomodidad que eso implica últimamente… y de cómo nos parecía mucho mejor plan el montarse la happy hour en casa, con la compañía que quieras y sufrir un infarto al pagar la cuenta… pero para eso, obviamente, se necesita un buen minibar.

Porque además de servir para lo obvio, un minibar puede ser una pieza clave para la decoración de una casa… o de una fiesta. Se puede montar de mil maneras y con cientos de estilos, desde el más clásico de las botellas de cristal de casa de tu madre, hasta el más bohemio jugando con los colores de las botellas y vasos…  

Lo que vamos a hacer es empezar con lo básico: ¿Qué tiene que tener el minibar ideal?

  1. Si tienes sitio, un divertido detalle (y a la vez muy inspirador) puede ser un libro de coctelería. A mí me regalaron éste en español y la verdad es que además de aprender, puedes disfrutar de las ilustraciones.
  2. Un agitador es crucial, y si te aficionas será uno de los elementos más utilizados de tu minibar.
  3. Y lo mismo con un set de herramientas de coctelería… si eres aficionado al gin&tonic, la cuchara en espiral no te puede faltar.
  4. Si eres de esos que bebe bebidas con más vida, te hará falta un decantador. Aunque ahora los hay muy sencillos y modernos, no descartes rescatar una reliquia familiar para darle un toque vintage al conjunto.
  5. Un abrebotellas gracioso puede ser un divertido detalle, aunque todo dependerá, como veremos más adelante, del estilo que elijas para tu rincón
  6. Botellas estéticas… tampoco viene mal que sean de calidad ;)
  7. Invierte en una bonita hielera… las hay increíbles
  8. Un buen set de vasos de cóctel. Bien sean los clásicos martinis, o un conjunto más colorido, serán claves a la hora de marcar la personalidad de tu bar
  9. ¿Y por qué no unos cierres especiales? No siempre se acaban las botellas a la primera de cambio
  10. Servilletas… porque beber cocteles es muy glamuroso, pero siempre se escapa algo


Muy bien… y ahora ¿cómo lo colocamos?
Lo básico es calcular el espacio que tenemos… a veces un carrito – por muy práctico y dinámico que sea - no nos cabe, por lo que hay que contemplar la posibilidad de utilizar otras superficies como bandejas, mesitas auxiliares e incluso un rincón en la estantería.

SUPERFICIE PLANA
Si lo que tienes es una pequeña superficie plana (bandeja, rincón en la mesa, etc.), puedes empezar otorgándole una personalidad diferente con la iluminación, convirtiéndola en un punto focal. Lo mismo puedo decirte si escoges un rincón de la estantería o un estante en la pared. Jugar con espejos o superficies reflejantes también puede ayudar.


Una forma de hacerla ganar altura respecto al resto de objetos es elevarla sobre una pila de libros o revistas sobre una temática que te guste. Además, así también le das uso a esas pilas de libros o revistas que te gusta tener, pero que no sabes dónde guardar. 


Utilizar una bandeja o un mantel individual puede ayudarnos también a marcar y separar el espacio.

La clave de los minibares de este tipo es aprender a priorizar, ya que no se puede poner todo lo que queramos. En este caso lo ideal es escoger un bonito set de vasos, un par de botellas de tu alcohol favorito y un decantador, por ejemplo, o una cubitera bonita.

MESITA o MUEBLE AUXILIAR
A veces contamos con algo más de espacio, como las mesitas auxiliares del salón o comedor. En este caso podemos dejar volar algo más la imaginación, y jugar con algún elemento más para darle personalidad al rincón como pueden ser las velas o incluso un jarrón de flores pequeño.


El mejor consejo para esta disposición es tratar de limitar una frontera del minibar con una bandeja de bordes altos, sobre todo para evitar que las cosas se acaben cayendo. Además, y para ganar en originalidad, siempre es recomendable jugar con diferentes colores o texturas con las servilletas, o el mantel individual que podemos utilizar. Eso sí, como en el caso anterior, lo mejor es no pasarse con los elementos en exhibición.



CARRITO/MUEBLE MINIBAR
Como os decía antes, si tienes la posibilidad de hacerte con un carrito expositor, mejor que mejor. A mí me gustan mucho los de las imágenes, de bordes metálicos sencillos que pueden adaptarse a cualquier espacio, pero veréis que hay un gran abanico de materiales con los que poder jugar… el secreto es escoger una temática o una personalidad para nuestro bar, y tratar de reflejarla lo mejor posible.


Por ejemplo: para un look más femenino se puede jugar con los tonos pastel en naranja y rosa y darle un punto de brillo con detalles en dorado. El remate final pasa por añadir unas bonitas flores a tono.
Si en cambio eres más minimalista o buscas una forma de dar un aire de actualidad a las botellas licoreras que heredaste, combinarlas con unos libros de moda, unos vasos sencillos y algún detalle metálico pueden ser una elección acertada. Si en cambio quieres algo de color sobre todo este minimalismo, las flores o un fondo de un color fuerte serán tus mejores aliados


Otra de las ventajas de los carritos es, obviamente, la capacidad. Su disposición en varios pisos permite utilizar la parte superior para, por ejemplo, colocar los vasos y detalles más pequeños y a los que demos más uso (abre botellas, o incluso un divertido libro de coctelería); mientras que la de abajo guarda los elementos más pesados, como son las botellas.

Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.
In this case most of the images come from here.


Puedes seguirme también a través de

1 comentario :

Leti dijo...

Me rechifla!! Además voy a coger muchas ideas!!!! Gracias por el guiño!