domingo, 2 de marzo de 2008

Ya fueron 100. Ahora son 50 cosas más sobre mí...

Hace mucho tiempo, escribí 100 cosas sobre mí animada por post de amigos. Ahora que ellos ya no forman parte de mi vida (porque hay que ver las vueltas que da), pero que mi blog sigue abierto, y que sigo creciendo, cambiando y mejorando (o al menos eso espero), que llega la primavera y que es momento de renovación, os cuento 50 más.

  1. Aunque obviamente tengo un nombre, Agnes es el pseudónimo que escogí para este blog. Así me llaman mis amigos extranjeros, y mi mejor amiga.
  2. A pesar de lo cual, también tengo algún que otro apodo: Miss Frosties, Pumuki, y Campanilla y Mafalda en el colegio.
  3. Aunque gracias al trabajo y a ciertos proyectos en los que ando metida desde hace poco tiempo se me ha pasado algo, tengo la necesidad latente de hacer grandes cambios en mi vida. Por eso me fui a NY… pero no fue suficiente. Necesito más, y creo que en breve haré una locura…
  4. Me encanta fijarme en los ojos de la gente nada más conocerla. Los ojos guardan grandes secretos, y muestran muchas verdades. Los míos son el espejo de mi alma y son el rasgo que más me gusta de mi persona. No lo digo sólo yo, sino todos los que me conocen. Desde que me operé, además, puedo lucirlos
  5. Puedo mantener tranquilamente una conversación en cualquier circunstancia, porque hablo por los codos. A mis amigos… lo siento, sé que puedo resultar agotadora J
  6. Sé manejarme en las situaciones de crisis sin perder el control. Y he estado en varias. Puede que me tiemblen las manos, y que me quede paralizada durante un instante. Pero al siguiente tomo aire, miro al frente y me digo “vamos allá”.
  7. Tengo una energía arrolladora, que a veces incluso a mí me desborda.
  8. Sigo ilusionándome casi por cualquier cosa, y sigo acelerándome con mi ilusión. Y las caídas… las caídas siguen siendo proporcionales. Pero lo dije entonces y lo digo ahora: soy como el ave fénix, y vuelvo a resurgir. Siempre.
  9. Creo firmemente que la vida es la mayor de las aventuras. Antes no pensaba así, y me perdí muchas cosas. Estoy empezando a cambiar.
  10. Aunque soy muy sensiblona y de lágrima fácil, cuando hay que llorar, llorar de verdad porque algo me ha afectado profundamente, nunca lo hago en público. Me meto en la ducha y me desahogo. Pero en soledad.
  11. Perfume Favorito: L’eau D’Issey, de Issey Miyake, que es el perfume que uso normalmente. Un amigo mío siempre me dice lo mucho que me pega, y lo mucho que le gusta. Dice que es muy yo. Me gusta que me lo diga. Hace poco decidí utilizar otro de noche, y me quedé con Armani Code para chica… el del bote azul con encaje negro pintado.
  12. Adoro viajar, y lo hago menos de lo que me gustaría. Como ya dije la otra vez, cada lugar cuenta una historia, y yo quiero escribir mi libro.
  13. Me aterra la idea de quedarme sola.
  14. Creo que por fin he encontrado mi estilo… sé que me va a costar mantenerlo, pero lo voy a intentar, con todas mis fuerzas.
  15. Cuando estoy cansada me pongo de un humor insufrible.
  16. Adoro las revistas de moda, y reconozco que me gasto un pastón en ellas todos los meses.
  17. Desde que cambié mi mp3 por el Ipod, no he sabido vivir sin él. Tengo una lista de reproducción para cada uno de mis moods.
  18. No es sorprendente descubrirme tarareando o cantando en voz alta. Ni me doy cuenta, y no puedo evitarlo… en la calle, en el metro. Donde sea y cuando sea.
  19. En invierno siempre tengo la nariz fría. Y mira que la tengo pequeña....
  20. Soy una fashion victim frustrada. Si no tuviera la talla que tengo, seguramente se me notaría más. En cualquier caso, procuro, dentro de mis posibilidades, adaptarme a lo que se lleva, que no esclavizarme.
  21. Mi verdadera vocación es la organización de eventos. Pero para montar mi propio tinglado, necesitaría de contactos que aún no tengo. Algún día la conseguiré.
  22. Doy unos masajes que te pasas, en plan amateur. Preguntad a cualquiera que los haya recibido, y sabréis a qué me refiero.
  23. No tengo suerte en el amor. Me enamoré una vez. No lo enamoré. Derramé un montón de lágrimas.
  24. Una vez fui bailarina, y fue una de las épocas más felices de mi vida. No es que lo hiciera en plan profesional ninada, pero me encantaba. Me daba en un 200% y disfrutaba de lo lindo saliendo al escenario.
  25. Siempre me ha picado el gusanillo de hacerme un tatuaje. Pequeño, en un sitio que no se vea. Una carpa coy, una mariposa, o un copo de nieve serían mis tres primeras opciones.
  26. Mi espontaneidad sorprende. Los que me conocen han aprendido a quererme así.
  27. Cuando mi primo Jaime nos dijo que iba a ser padre, no pude evitar llorar de la emoción. Será mi 5º sobrino, pero me ha afectado de una manera indescriptible. Cuando vi la primera ecografía, me volví a emocionar.
  28. Me encanta hacer fotos, y tenerlas impresas. Sé que vuelvo loca a la gente en los viajes, pero de algún modo, siento que si las tengo en papel las memorias son más reales.
  29. Estoy aprendiendo a hacer cosas por y para mí.
  30. Tengo una reciente adicción a los Cosmopolitans.
  31. Detesto que me agobien, y que me pidan explicaciones. Si no te las doy de motu propio (que es lo que suelo hacer), no preguntes, por favor.
  32. Tengo tendencia a introducir palabras y frases en inglés cuando hablo. No es fetichismo, excentricidad, o ganas de hacerme notar, como muchos creen. Me sale solo, y es una de esas pequeñas cosas que me hacen ser yo.
  33. Realmente tengo el pelo rizado. No me lo suelo dejar a su aire en invierno, porque moriría de extrema congelación al tener que dejármelo secar al aire, pero en verano es otra cosa. Recientemente lo he recuperado, y me lo dejo rizado más a menudo de lo que a mi madre le gustaría, porque lo detesta. Pero las encuestas no mienten, y son muchos los que coinciden en que me queda mejor.
  34. A la hora de la verdad, me puede la vergüenza, y soy incapaz de decir lo que siento. Estoy intentando cambiar y puede que en un futuro muy próximo me tire a la piscina. We’ll see…
  35. ¿Mi comida favorita? El cocido madrileño. Sopa primero, garbanzos después. Cargaditos de todo.
  36. Alguien me dijo una vez, que cuando me como un postre chupo la cuchara de manera sensual. Otros lo han corroborado. Juro que lo hago de manera inconsciente y que, hasta el momento en que me lo dijeron, no sabía ni que lo hacía.
  37. Aún no he encontrado mi sitio. Menos claro aún tengo cuál es. Si sé cuál me gustaría que fuera (al menos en parte). Un amigo me ha dicho hoy que tampoco él ha encontrado el suyo, y que probablemente para cuando se de cuenta de que cuál es, lo haya dejado atrás… creo que estoy de acuerdo.
  38. Ya lo puse en un post, pero aprovecho y lo pongo aquí y me ahorro una nueva “cosa sobre mí”. Soy medio bruja: a veces me invade una certeza absoluta sobre algo, y auque intente convencerme de lo contrario, la experiencia me muestra que mi primera certeza era real, y valga la redundancia, cierta. Me ha pasado muchas veces, y estoy aprendiendo a escucharla.
  39. Admiro profundamente a mi abuela. Está tan metida en el mundo y es tan moderna, que si tuviera un ordenador sería incluso capaz de chatear por Internet. Ya me manda sms y eso me encanta.
  40. Últimamente sonrío más. No sé exactamente por qué es, pero lo hago. Y me gusta…
  41. Nunca me he emborrachado hasta perder el sentido. Creo que la vez que más pedo estuve fue en Berlín, y reconozco que lo pasé fabulosamente.
  42. Cuando algo no me interesa, se me nota.
  43. Me como los cereales sin leche, lo cual causa sorpresa y estupefacción en los que me rodean. Es que detesto los cereales blandos...
  44. Tengo una risa tremendamente escandalosa. Como la de un dibujo animado.
  45. Norah Jones me relaja indescriptiblemente
  46. Cuando pienso o me esfuerzo mucho, me muerdo el labio inferior
  47. Aún no tengo el carnet de conducir, pero (espero) será por poco tiempo
  48. Siempre estoy ahí para todo el mundo. Siempre. A veces, y creo que por eso mismo, la gente da por hecho que yo no necesito de atención, y eso me joroba profundamente. La culpa es mío, y por eso estoy intentando cambiar.
  49. Aunque diga que algo me da igual, y que me resbala, la verdad es que en el fondo no es así. Siempre acabo dándole mil vueltas…
  50. Me encantaría que me organizaran una fiesta sorpresa por mi 25 cumpleaños. Sé que no sucederá. ¿O sí? Chicos… os lo estoy poniendo a güevo!!

No hay comentarios :