lunes, 10 de marzo de 2008

Pequeñeces mundiales e indecentes proposiciones

Bueno, bueno, bueno…
Ayer Carmensita me hizo una proposición indecente, la muy maligna. Pasé de no contemplar en absoluto una opción (al menos hasta el año que viene, en que sí andaba dentro de mis planes), a verla claramente como la solución a ese pequeño distress al que hice referencia hace algunos post de mi necesidad de hacer cambios radicales. Lo malo es que las posibilidades de llevar a cabo dicha proposición indecente no dependen directamente de mí, lo que complica endemoniadamente las cosas. Y ya sabéis cómo es esto… dame una idea que me guste lo más minimo y ¡Kaboom! yo ya estoy dándole a la mollera, y en este caso, pues como que no es demasiado bueno que me ilusione.

En fin… veremos cómo avanzan las cosas.

Mientras, la ofi sigue sorprendiéndome al ser la prueba inequívoca de lo pequeño que es el mundo en general. Al grupo de “Conocidos en segundo grado”, donde ya estaban la hija de una enfermera que trabaja con mi madre y la prima de la residente de mi padre, se le ha unido ahora un nuevo inquilino: un amigo de un amigo de Petit Robert. Lo gracioso ha sido que a raíz de eso, he descubierto que este chiquillo en cuestión, con el que ya me llevaba yo bien de por sí, además de un cocinillas habla bastante bien de mí por allende los mares, lo cual nunca está de más. Sobre todo con los tiempos que corren. No menos gracioso ha sido descubrir que coincidimos en la fiesta de fin de año de bienvenida al 2007, y nosotros sin saberlo… lo dicho, el mundo es muy, pero que muy pequeño. Un nuevo amigo para añadir a Facebook. Y ya van tropecientos.

Por cierto que fino, fino el viento que ha hecho hoy. De camino a por mi ensalada he casi no lo cuento, del golpe de aire que me ha dado he hasta retrocedido en mis pasos. Como no amaine de aquí a mañana, me planteo seriamente el recoger unas piedras del parque de al lado de mi casa para no volarme mañana de camino al trabajo.

De las elecciones de ayer poco voy a contar… estoy de luto por España. Enhorabuena sin embargo a los de la consonante repetida por su gran subida en votos y participación… cada vez estamos más cerca. Dentro de 4 años, si algo queda de ésta, nuestra España, quién sabe si tendremos nuestra oportunidad definitiva. Enhorabuena también a Rosa Díez por el impresionante logro de su partido. 4 mesecitos le han bastado para hacerse un hueco en el Congreso. Tampoco es que me extrañe… Doña Rosa es digna de mi más sincera admiración, en muchos aspectos. Sobre todo por su valor, y por su coherencia. No dejarse llevar por intereses partidistas por ser fiel a una verdad que aunque trágica, es aplastante, dicen mucho de ella. Doña Rosa, ojalá hubiera más políticos como usted, y menos mentirosos ávidos de poder.

No hay comentarios :