viernes, 24 de febrero de 2017

Shocking Pink


El color que encumbró a Elsa Schiaparelli al éxito rotundo y que se convirtió en su seña de identidad ha dejado de ser sinónimo de niñas cursis y de ser exclusivo para la Barbie.  El rosa intenso ha vuelto a nuestros armarios de la manera más insospechada y con claro matiz feminista: inundó las calles de medio mundo en forma de coquetos gorritos tejidos  - el pussycat project - en el día de la mujer y no ha parado de ganar popularidad desde entonces... y si no me creéis, echad un vistazo a la última campaña de Zara Woman:


¿Convencidas ya?
Eso me imaginaba. Pues vamos a inspirarnos con este color tan fantástico y favorecedor que ya nos ha enamorado.


¿Por qué rosa?

Pues bien fácil: porque es femenino, es llamativo y es favorecedor. Porque va con todo, y porque es un color perfecto para la transición del invierno a la primavera.


Combinado con tonos más oscuros y de los meses más fríos (como el negro, el marino, o el marrón), funciona divinamente, pero combina igual de bien con tonos más cálidos como el gris, el vaquero, y ¿cómo no? el blanco.


Aunque hoy le damos protagonismo a su variedad más viva, el shocking pink, el rosa es sin duda uno de los colores de la primavera en todas sus tonalidades, por eso he querido animar este post con algunas de sus variedades, para que veáis de cuántas formas os puede servir. 


Me encantan las versiones algo más pasteles del rosa intenso en forma de jerseys combinados con vaqueros, o los fantásticos abrigos rosas que se ven últimamente por todas partes.

La cosa está clara ¿no? hay que apostar todo al rosa



Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de