miércoles, 2 de marzo de 2016

Tras la pasarela


Como os comentaba ayer, el otro día tuve la ocasión de asistir a una jornada completa de la MBFWMadrid, desfiles incluídos, desde el backstage. Gracias C. por brindarme la oportunidad de pasar un día entre bambalinas... fue muy divertido compartirlo contigo.


Este año el apartado de patrocinio alcohólico lo gestionaba Bombay Saphire (para mi alegría, porque la ginebra G-Vine me sabe fatal), y es por ello que el kissing room se convirtió en un cubo de destellos y reflejos azules de lo más intenso, como veis en la foto superior, que no tiene ningún filtro.



Estar entre bambalinas supone poder ver desde primera fila el impecable trabajo que hacen los maquilladores y peluqueros del equipo de L'Oréal Paris. Desfile tras desfile se esmeran porque las modelos luzcan su mayor potencial de acuerdo con las instrucciones de los diseñadores.




En los espejos y paredes, a modo de recordatorio, cuelgan las hojas con las instrucciones y looks que saltarán a la pasarela y que se convertirán en tendencia en los próximos meses.



Ha habido alguna que otra polémica respecto al desfile de Felipe Varela, porque no quiso invitar a la prensa al desfile más allá de lo estrictamente necesario, y conseguir una invitación a su desfile era misión imposible, así que os podéis imaginar nuestra alegría y sorpresa al encontrarnos frente a frente con las modelos antes de su salida a la pasarela.



Gracias a este momento que, como digo, nos pilló por sorpresa, pudimos ver los diseños de Felipe Varela tan de cerca, que casi pudimos tocarlos. Las ricas telas, los encajes, la pedrería... espectacular visto de cerca.



Además, también pudimos ver cómo se preparan las modelos para salir a escena: retoques de última hora, crema en las piernas para que no se pegue la ropa, bailecitos para relajarse, risas...


Pero como todos los sueños, el desfile y la magia en algún momento tocan a su fin. Es el momento de recoger, desmaquillarse, y volver a la vida real. Las modelos no son distintas a nosotras, y limpian su cara al máximo para contrarrestar los efectos que tanto cambio de maquillaje puedan producir en su piel.



Espero poder vivir más momentos como éstos para poder contároslos.
¿Qué os han parecido las fotos?


Puedes seguirme también a través de

1 comentario :

Soldadito Marinero dijo...

menudo eventazo! sólo con ver las fotos ya da algo de envidia. De la sana, por supuesto!