miércoles, 28 de octubre de 2015

Pop Up your lips with Chanel

Imagen: Madrid Confidential

La tarde del jueves fue una completa... y muy divertida. Me había apuntado con unas amigas al plan de Madrid Confidential "Lipstick y Burbujas" que tenía lugar en el Pop Up de Chanel de maquillaje, y además de aprender mucho sobre cómo maquillar los labios y disfrutar de varias excelentes copas de champán, lo pasamos divinamente.


Además de vender los productos de maquillaje y belleza de Chanel, esta Pop Up store está concebida también como centro de belleza (abajo tienen una cabina para llevar a cabo los tratamientos) y lugar de encuentro para clases, o beauty parties. Han sabido aprovechar el espacio muy bien y, además, han querido hacer un guiño divertido al origen del espacio, una galería de arte, colocando el producto como si fueran cuadros.


Pero vamos al lío, que es la clase en sí. En grupos de 8 y guiados por Miguel y una modelo, nos iban a enseñar todos los secretos para tener unos labios divinos, dignos del estilo de la mismísima Coco... y eso ¿cómo se consigue? pues siguiendo unos sencillos pasos...

LIMPIEZA

Quien más quien menos siempre lleva algo de casa en los labios: cacao, gloss, barra... por eso es importante limpiarlos antes para conseguir el mejor acabado final. Para esta fase, nuestro coach nos recomendó que iempre lo hiciéramos desde fuera hacia dentro, para evitar que si llevamos colores muy fuertes, éstos acaben rodeando nuestra boca y convirtiéndonos en el mismo Jocker. El tónico que nos presentan en Chanel, para pieles sensibles, tiene un ligero olor a camomila que es una delicia.

EXFOLIADO

Ésta es una parte muy importante, y que nos recomiendan hacer al menos una vez a la semana, pues ayuda a limpiar y a eliminar la piel muerta de nuestros labios y su contorno, una zona tan sensible como la del contorno de ojos, mucho más fina que la piel del resto de nuestra cara.

Para hacerlo correctamente, nos explican, hay que estirar ligeramente la boca, colocando los dedos de una mano en V, como ves en la foto haciendo a la modelo, y frotando con los dedos de la otra de izquierda a derecha por encima y debajo de los labios.



Es importante que no nos pasemos con la cantidad del exfoliante, como veis, con coger una cantidad aproximadamente del tamaño de un guisante, será suficiente.

HIDRATACIÓN Y PREPARADO

Tras retirar el exfoliante con un tónico, tal y como hicimos al limpiar por primera vez nuestros labios, nos disponemos a aplicar una mascarilla hidratante a nuestros labios, que, ahora ya con los poros limpios, absorberán mucho mejor el producto. Nos dice Daniel, nuestro coach, que es ideal para ponérsela por la noche, para que sus principios activos actúen mientras dormimos.

Para aplicarlo, antes tenemos que masajear la zona, dando unos pellizcos grandes, como si nuestros dedos fueran pinzas de la ropa y quisiéramos mandarnos callar a nosotras mismas... éste paso asustaba a muchas, en tanto en cuanto parecía algo brusco, pero Daniel nos aseguraba que era parte importante del proceso... y nosotras, a obedecer.


Tras el masaje, aplicamos el bálsamo en crema de Chanel, que por lo visto (y comprobado después de usarlo), es una auténtica maravilla y no sólo sirve para preparar nuestros labios, sino que podemos utilizarlo a modo de cacao para nuestro día a día. Es extremadamente cremoso y muy fácil de aplicar...

PERFILADO

Antes de maquillarnos, tuvimos que permanecer unos 10 minutos con nuestra mascarilla puesta, para asegurarnos que los labios recibían la hidratación que se merecían. Mientras la dejábamos actuar, hicimos el test de Chanel para ver qué color nos convenía más, aunque no de la manera en que muchas os pensáis. Según Daniel, experto maquillador de la casa, el color a escoger no depende sólo de nuestro tono de piel o de cabello, aunque tradicionalmente se recomiende a las morenas tonos cálidos (rojos y borgoñas) y a las rubias los fríos (rosas y púrpuras); depende de cómo nos sintamos y queramos sentirnos en cada momento. Nos dijo que teníamos que experimentar y probar, y usar el tono que nos pidiera el cuerpo en cada momento... 


Y eso es precisamente lo que yo hice: a pesar de que el test me indicaba un tono rosado con matices marrones (Marie) yo me lancé a la piscina con el color estrella de la temporada, que hasta la semana que viene no se podrá obtener en ninguna otra tienda de Chanel: Téméraire

Una vez escogido el color, pasamos al momento del perfilado, con 2 fases. En la primera, preparamos toda la zona de alrededor de labio con un corrector, tal y como veis en el siguiente vídeo:



Para después, aplicar el perfilador propiamente dicho, que no sólo nos ayuda a delimitar nuestros labios, sino a corregir pequeñas imperfecciones y sentar una base para que el color permanezca más tiempo. Pues no sólo se trata de perfilar el exterior, también de pintar el interior de nuestros labios.  Para hacerlo correctamente, debemos comenzar siempre por el centro del labio e ir hacia afuera, una técnica que se aplica también a la barra, pues así podemos luego corregir el exceso llevándonoslo hacia las comisuras, estirándolo, por así decirlo.

Para perfilar, es importante que utilicemos el proceso correcto para cada parte de nuestra boca: si para nuestro labio inferior pintaremos por encima de la línea natural de nuestra boca, en el labio superior lo haremos ligeramente por encima, para conseguir algo más de volumen. 


MAQUILLAJE Y REMATE FINAL

Una vez que tenemos los labios perfilados y rellenados, con un pincelito de labios, empezamos a "colorear" nuestra boca. Una de las ventajas de hacerlo con un pincel es que rellenaremos todas las arruguitas y huecos de nuestros labios, con lo que conseguiremos un color más duradero. Una vez hecho esto, podemos pasar la barra... que nos dará una mayor hidratación, pero eso ya va en gustos.


Una vez tenemos el labio listo con el color que hayamos escogido, podemos volver a recurrir al corrector para dar una última pasada alrededor del labio y asegurarnos de que no nos hemos salido de las líneas que marcamos durante el perfilado.

Para rematar y conseguir más volumen y un toque adicional de brillo, siempre podemos utilizar un gloss transparente, como el que tiene Chanel de efecto mentol, para sellar el color. Para aplicarlo, lo mejor es, con el propio pincel del gloss apretar una pequeña cantidad de producto sobre la mano para luego aplicarlo con una almohadillita sobre el labio. De esta manera, no trasladaremos el color de nuestros labios al gloss, lo que podría estropearlo a la larga.


Para terminar de ponernos guapísimas, Daniel nos enseñó otro de los nuevos productos de la marca, una base iluminadora que puede usarse también de colorete, cuidada hasta el más mínimo detalle, como hace Chanel con sus productos. Una polvera negra que contiene en su interior unos polvos claros, rematados con la clásica CH de chanel en melocotón, como si la hubieran bordado encima, con un olor estupendo a rosas ¿se puede pedir más?

¿No creéis que nos dejaron estupendas?

Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de

No hay comentarios :