miércoles, 2 de septiembre de 2015

Vogue like a Painting


Aprovechando el oasis que representa agosto, el fin de semana pasado estuve con una amiga viendo la exposición de Vogue Like a Painting que organiza el Museo Thyssen en colaboración con la Revista Vogue.


Se trata de una serie de fotografías de editoriales firmadas por los más importantes artistas de nuestra época con inspiración pictórica, pero más allá de eso la conexión entre entre las fotografías es poca, o más bien ninguna.


Si os soy completamente sincera, la exposición me decepcionó bastante... no había nadie (punto a favor, porque así pudimos detenernos cuanto quisimos frente a las obras), así que tardamos muy poco en verla, ya que son apenas 3 pequeñas salas con pocas fotografías sobre sus paredes. Entiendo ahora bastante bien el debate que se ha formado entorno a la exposición, y si debiera estar o no en el Museo... desde luego algo tan pobre (son 62 imágenes) por 7€ no sé si merece la pena... y os lo digo yo que soy una apasionada de la moda.


Si bien es cierto que hay obras firmadas por grandes como Irvin Penn, Peter Lindbergh, Patrick Demarchelier, Cecil Beaton, Horst o Mario Testino, yo que conozco la obra de varios os digo que tienen fotografías mucho más pictóricas e interesantes que las que están expuestas en el Thyssen. Yo sigo a Peter Lindbergh en su Facebook e Instagram y os garantizo que cuelga imágenes mucho más interesantes; y habiendo visto la exposición de Horst en el el V&A Museum (podéis ver el post en este link), el par de imágenes del Thyssen me saben a poco.


Acompañan a la exposición un vestido de Alta Costura de Valentino del que ya me había enamorado al ver las crónicas de pasarela, y del que me volví a enamorar viéndolo en directo, y un mastodóntico vestido rococó al final que, sin embargo, guarda muy poca conexión con el resto de la exposición.



Lo que acabó por rematar mi decepción para con la exposición fue la falta de merchandising de la misma. Si bien es cierto que se ha hecho un libro resumen, su portada promete más que el contenido, donde algunas fotos, a pesar de que cabrían en una página, se encuentran divididas entre dos, con lo que no se aprecian bien. No encontraréis postales, ni bolsas ni estuches ni nada que llevaros de recuerdo a vuestra casa... una verdadera lástima. 


En definitiva, resumiría esta exposición como un "Quiero y no puedo" como algo que promete mucho más de lo que da... y es una pena, sobre todo sabiendo las maravillosas fotografías que guardan los archivos de Vogue...


Las fotografías están tomadas durante la exposición. The images we taken by me during the exhibition.


Puedes seguirme también a través de

No hay comentarios :