miércoles, 24 de junio de 2015

DIY -> Decorando con flores secas

Hacía mucho tiempo que no publicaba ningún DIY… shame on me… pero no he tenido mucho tiempo en el que poder sentarme a hacer algo que mereciera la pena publicar.


Para compensar, hoy os traigo una idea facilísima que descubrí en mi adorado tumblr… un DIY para decorar con flores secas. ¿No os ha pasado nunca que teníais un centro de flores que os daba pena que se pochara? A mí me paso con la caja presentación de la colección Flower Bombing de Essie (podéis verlo en este link)… venía llena de las más bonitas flores en tonos rosas y morados, y me daba muchísima pena tirarla. Inmediatamente me acordé del post que os mencionaba, y me puse manos a la obra a secar las flores para hacerlo.


¿Vamos con ello?


MATERIALES

  • Un recipiente para rellenar. En el post mencionan un bote de Chanel Nº5, pero yo he cogido uno de cristal pequeño… todo depende del tamaño de las flores que tengas… 
  • Flores secas - en el tutorial que me inspiró, utilizan flores falsas
  • Algún tipo de brizna dorada, confeti o algo brillante
  • Pinzas
  • Tijeras
  • Paciencia



ELABORACIÓN

Lo primero es secar las flores. Para ello, hay que colgarlas boca abajo en un lugar seco y oscuro, ya que si les da el sol pierden el color. Según me he enterado, lo mejor es ponerlas por separado… así evitas que se queden pegadas. A priori parece una tontería, pero hay que tener en cuenta que cuando las flores están secas son mucho más frágiles, y al tratar de separarlas, las más delicadas pueden deshacerse por completo. Las rosas secan divinamente (sobre todo en capullo), y las bolitas blanquecinas que veis en la foto también… y además huelen fenomenal.


El segundo paso es preparar el recipiente. Si es un bote de perfume como en la idea original, tendréis que ayudaros con unas pinzas para quitarle el spray. Como en mi caso el bote tenía la apertura “limpia” no hizo falta.


Lo siguiente es preparar las flores. Si las habéis secado tal cual, sin manipular, lo normal es que tengan demasiado tallo… mi recomendación es que cortéis lo máximo posible, pues es más fácil de manipular y de hacer pasar por la boquilla las flores. Una vez hecho esto, podemos comenzar a distribuirlas por el recipiente, ayudándonos con las pinzas (que tienen que ser finitas y alargadas) para que quede una distribución uniforme. Mete de vez en cuando el confeti para que se entremezcle con las flores y quede más natural.


Que conste que las fotos no son mías, sino de “P.S. I made this”, al menos no las de las instrucciones… pero eran tan bonitas que quería compartirlas con vosotros. El resultado final, sí que es mío, ya veis qué mono queda y lo fácil que es. Ella a su vez se inspiró en la idea de Jenny Brownlees, así que este post es el resultado de muchas chicas creativas.


Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de