miércoles, 5 de noviembre de 2014

Inspiración: The plaids I love


Ay… suspiro por un bonito tartan… cada año publico un post dedicado a imágenes de prendas hechas con esta técnica que me vuelve loca. Este año, que además, he visto cómo se construía el tejido, mi admiración hacia él crece… 


Y es que, cada pieza está formada cual puzle por diferentes hebras de los diferentes colores que, si bien junta un telar, han de torcerse a mano para hacer los cuadrados dibujos… no quisiera imaginarme cómo se fabricaba un tartan hace siglos…


Para mí el tartan es sinónimo de las estaciones más frías. De cafés frente a una ventana empañada cubierta con una manta. Van irremediablemente acompañados de puntos abrigados, de calcetines gordos… de paisajes boscosos llenos de maderas y colores cálidos. Es sinónimo de chimeneas, de meriendas tranquilas. De copas de vino.


Este año confieso haber caido por partida doble en sus redes (cada año me pasa igual, sin remedio y sin remodimiento). Por un lado, una bonita camisa en crema combinada con aul y rojo, y por otro, el regalo de mi querida M. del que os hablé en los últimos 5 Sentidos ¿Os pasa lo mismo con algún tejido, al que no podáis resistiros?


Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de

No hay comentarios :