miércoles, 27 de noviembre de 2013

New York and The Movies

Si hay un Oscar honorífico al mejor actor secundario que se han dejado sin entregar, ha sido sin duda el de la ciudad de Nueva York. ¿Cuántas películas ha protagonizado como fondo, como decorado de excepción? Más de 200. Aquí va alguna de las más famosas:

La versión de King Kong de 1976 fue una de las películas en lanzar al estrellato a skyline neoyorkino. En su cartel más moderno King Kong rugía desde la cima de las desaparecidas Torres Gemelas con el famoso Empire State de fondo.


En su versión más artística, ha protagonizado largometrajes tan dispares como BIG (1988) y Cisne Negro (2000) en los que hemos tocado con un jovencísimo Tom Hanks el piano más chulo del planeta (en la Fao Swartz) y corrido angustiados de la mano de Natalie Portman por el Lincoln Center, un personaje más en el reality fashionista “Project Runway”. Y si lo que quieres es pasear por los museos, entonces El Secreto de Tomas Crown (1999), puede resultar una buena opción.


Para más locas de la moda ¿quién de vosotras no ha pasado por la puerta de la mítica Tiffany’s y ha soñado con desayunar enfundada en YSL frente a sus escaparates? Pero si hasta este momento da nombre a la película (1961). El Diablo Viste de Prada es otra opción dentro de esta temática con NY como telón de fondo.


Para los empresarios, NY también ha sido escenario de excepción. Desde la mítica Wall Street (1987) pasando por Sabrina (1954) o American Psyco (2000), el público más trajeado también sabe disfrutar de la ciudad.


Aunque si hay una localización por excelencia, ésa es el Central Park (tiene hasta una película homónima de 1932). Por sus calles han paseado hasta los Muppets en diferentes épocas del año, y ese puente épico ha sido testigo de tantas escenas de amor, que yo creo que hasta podría escribir un libro si se pusiera. Otoño en Nueva York, Cuando Harry encontró a Sally (1989), Tienes un e-mail (1998), Serendipity (2001) o Kate & Leopold (que combina el NY actual con el histórico), son son algunos ejemplos.


Y para disfrutar de la ciudad a tope, nada mejor que ver Manhattan (1979) la película de Woody Allen en la que el lado más cotidiano de la ciudad se ve transformado a  través de los ojos de su protagonista hasta convertirse en la imagen de un sueño. Toda una declaración de amor que se completa con otras de sus muchas películas grabadas en la ciudad, algunas de las cuales son Annie Hall (1977), Hannah y sus hermanas (1986) Delitos y Faltas(1989), en el segmento Oedipus Wrecks de Historias de Nueva York (1989), en Poderosa Afrodita (1995) y en Deconstruyendo a Harry (1997).


Seguro que me dejo muchos otros ejemplos en el tintero, pero son tantas las películas, que tendríamos para varias decenas de posts.

¿Cuáles son vuestras películas neoyorkinas favoritas?

No hay comentarios :