miércoles, 31 de julio de 2013

Érase una vez los Tejidos -> Materias Primas II


Os recuerdo dónde estamos…
  • Materias primas naturales
    • De origen vegetal
    • De origen animal
    • De origen mineral e inorgánico
  • Materias primas artificiales
  • Materias primas sintéticas

DE ORIGEN ANIMAL

Una de las materias más conocidas de este origen es la seda, que siendo también una de las más delicadas y caras, presentan como característica fundamental que transpiran bien, y son termorreguladoras, lo que las hace muy apetecibles para abrigarse. Utilizada desde el año 2.600AC, como curiosidad es interesante saber que su fibra es continua y de una finura extraordinaria, y ¡puede llegar a los 1200mts de largo! Eso sí… si no rompe el gusano el capullo antes. Precisamente es por este motivo por el que  existe la seda salvaje o shantung (cuyos nuditos proceden de anudar las fibras que se rompieron al salir el gusano).


La lana, que se ha convertido en una de mis materias primas favoritas tras convertirme a la knitting-religion, es de tantas clases como especies hay en el mundo (y la cuenta supera ya las 1.000 especies, dado que es una animal que puede encontrarse en todos los rincones del planeta). Es su hilatura la que determina su uso: la carda (también denominada no peinada o fría) o estambre (lana peinada). En ambos casos, el proceso de hilado comienza igual: esquilar para luego mezclar las fibras, lanar y cardar; pero es en el quinto paso donde se diferencian: mientras que en la hilatura de carda las fibras se torsionan (lo que hace que las fibras más cortas se escapen haciendo que luego se formen bolas – o pilling - )


La llama y la alpaca son otras dos estupendas representantes de este grupo. Ambas tienen su origen en Sudamérica y son extremadamente valoradas por su peso la primera, y por su brillo y calidad la segunda, y uno de los motivos que eleva su precio, es que los animales que las producen son de una zona geográfica muy acotada. La alpaca, que vive por encima de los 3.000 mts, tiene en este hecho el motivo de su elevado precio: al vivir tan alto, el animal necesita su pelo para sobrevivir, por lo que no se le puede esquilar tanto.


A otro material que le pasa algo parecido es al cachemir, que pertenece a las cabras que viven en las regiones más altas del Himalaya. Se obtienen 150gr por animal por año (frente a los 4kg que pueden sacarse de una oveja top), ya que es el pelo de la barba el que se utiliza. Su valor no sólo está en su escasez, sino en que las fibras son más largas y, por el origen, mucho más abrigadas.


El guanaco de Argentina, la híper suave vicuña peruana, el pelo de camello utilizado en la industria textil de lujo (pues se obtiene en la edad temprana del animal, cuando todavía es suave y de color dorado), el mohair turco (con su precioso brillo y elevada calidad que la equipara a la angora) y la fina y lacia angora, son otros ejemplos de materias primas apreciadas.

DE ORIGEN MINERAL E INORGÁNICO

Si algunas de las anteriormente mencionadas eran desconocidas, con éstas ya… ¡ni os cuento! Muchos incluso las confunden con materias primas sintéticas, por lo artificial de su aspecto en algunos casos.

La primera de ellas, es la fibra de vidrio, naturalmente resistente al calor, al fuego, al agua, los productos químicos, las plagas y las bacterias.


La segunda es la fibra de aluminio, comúnmente llamada Lúrex ®, y que últimamente ha visto su uso bastante extendido. A pesar de esto, la realidad es que, al tener un origen metálico, es demasiado rígido y tejidos en soledad, acaban rompiendo el tejido, por eso se mezclan con otros materiales suaves… dotando a la prenda de cuerpo y memoria.

No hay comentarios :