sábado, 17 de noviembre de 2012

Jack, the clever dog

No sé qué está pasando con el tiempo, pero el frío no acaba de arrancar. Y para colmo de males, en mi oficina ya han cambiado el tema del aire acondicionado y suelta calor al encenderlo, con que os podéis imaginar el cocedero en el que se convierte la oficina por las tardes. Así pues, continuar llevando manga corta es imperativo...


La camiseta del look de hoy me la compré cuando se suponía que acababa el verano, pensando que le quedaba poca vida antes de hacer el cambio de armario. Me encantó no sólo el dibujo (el perrito es salado a más no poder y me recuerda al perro de la lotería, Pancho), sino también por el precio... ¡menos de 10€!


Para completar el look, mi querida falda negra, que como bien os anuncié la primera vez que la enseñé en el blog, se ha convertido en una de mis faldas favoritas; y una chaqueta de punto negro... sencillo, clásico, cómodo y perfecto para ir a trabajar.



Ya os comenté el otro día, además, la tendencia que hay de sacar las joyas de la corona, así que aproveché para subir el tono de la camiseta con este collar que me había comprado esta misma semana... si es que, aunque me lo prometa a mí misma continuamente, soy incapaz de resistirme a comprar más bisutería.


Como ha estado lloviendo, completé el look con estos botines de agua que fueron una compra acertadísima. Su largo es perfecto para llevarlos tanto con falda como con pantalón, y a pesar de llevar cuña, son comodísimas. Además, el material del que están hechas las hace súper ligeras, algo que no suele ser lo normal en las botas de agua.


Y como por las mañanas aún hace algo de frío, siempre llevo conmigo estos guantes de tachas. Son un regalo de una tía de hace años... ¡quién le iba a decir que Burberry iba a sacar unos parecidos este año! todo un acierto de entonces que se vuelve un mayor éxito ahora.


T-shirt/Camiseta: Pull&Bear
Skirt/Falda - Handbag/Bolso: H&M
Boots/Botas: Kartell
Jacket/Falda: Zara