domingo, 2 de septiembre de 2012

Cibeles p/v 2013: Ana, Ana...

... Locking. Parece que su nombre es sinónimo de locuras, de esas que cometemos a sabiendas y orgullosos, porque nos traen una sonrisa. Locuras cromáticas como las que presentó en la pasarela la temporada pasada ya no sólo con chaquetas de colores atrevidos, sino también con una bisutería divertida y original, ambas apuestas que ha querido repetir en esta última pasarela y que contrastan con la imagen de presentación de la colección, The Talk.


Marilyn y Jackie. Jackie y Marilyn. Sus conversaciones ponen la banda sonora al desfile. Tan distintas y, sin embargo, tan unidas por un hombre que en cierta medida, les cambió la vida a las dos y que sirven ahora de inspiración para una nueva mujer que vive a caballo entre los contrastes de una actualidad convulsa y cuyo rostro ha cambiado para adaptarse. En palabras de la diseñadora "Un nuevo rostro en el que la mitad hedonista de Marilyn repleta de tristeza, resplandor y ansia, conversa con la mitad de una Jackie maquillada de fortaleza, resistencia y templanza, lo que me hace pensar que quizá Diane Vreeland desde su altiva elegancia tuviera una visión de futuro sobre este nuevo gesto de la actual femineidad al afirmar que la belleza de la mujer no se posa nunca sobre su piel sino sobre sus cicatrices." 

Y por eso, de los contrastes, nace esta colección llena de figuras que se superponen, de tejidos que se complementan. Figuras oversize que se concentran en cinturas marcadas que derivan en atractivas faldas lápiz. También, de texturas dispares que se conectan: la cuerda y la seda, pailletes. Pieles, cueros, cocodrilo... estampados y lisos, colores calientes y fríos. La calidez de las telas con la fría resina.


En general me ha gustado bastante la colección, pero si tuviera que elegir, me quedaría...


Con la re-interpretación del animal print en versiones florales, o en colores algo más atípicos como el verde caza y los corales mezclados con azul.


Hombres que siendo modernos, también son elegantes...


Sencillos trajes de noche...


Y mis salidas favoritas en mezclas de azules y verdes... ¡enamorada!


Por el contrario, hay algunas cosas de las que podría yo hubiera prescindido... no me acaban de convencer las salidas con hombres en shorts poco favorecedores, estampados demasiado afeminados y en definitiva, looks que por ser demasiado arriesgados se quedan demasiado alejados de la realidad.


Y no perdáis de vista los detalles que particularizan esta colección, haciéndola única, más allá de las resinas que ya se están convirtiendo en una constante en las obras de esta diseñadora:


Combinaciones de geometrías que dan un aire nuevo a colores clásicos.


Cuerdas que ajustan cinturas, contrastan y dan aires nuevos a un look masculino cualquiera, ási como rematar sandalias (que por cierto, firma Castañer)


Así como en unos bolsos para soñar.


Fuente: Ana Locking
Fotografías: vogue.es

No hay comentarios :