sábado, 14 de julio de 2012

Philip Treacy en Madrid



Como parte de su objetivo de Londonizar el mundo, Beefeater ha traído este fin de semana a Madrid al sombrerero loco del otro lado del espejo, Philip Treacy, conocido por sus extravagantes tocados lucidos por las glamurosas cabezas del mundo mundial, familias reales incluidas.

A pesar de que se recuerda cosiendo desde los 5 años, fue en 1989 cuando su carrera cogió carrerilla y empezó a despegar. Isabella Blow, tras conocerlo a través de la revista Tatler (para la que era directora creativa) persiguió a Treacy para que hiciera su tocado de novia, y aquello fue sólo el comienzo de una relación casi simbiótica que terminó con la muerte de la editora. Tan estrecha era su relación, que el sombrero fue uno de los encargados de llevar su féretro, y una de sus creaciones abanderaba la comitiva.

Este fin de semana "nos visita" en Madrid gracias a Beefeater, y como los que me conocéis sabéis lo mucho que me apasionan los sombreros y tocados, era una cita que no pensaba perderme por nada del mundo.

He tenido la suerte esta mañana de llegar justo cuando estaban abriendo, lo que me ha dado la posibilidad de disfrutar con mucho más detalle de las piezas y aprovechar para hacer buenas fotos que compartir con vosotros.


La entrada es bastante espectacular, con un montaje con tres sombreros que nada tienen que ver los unos con los otros y que ponen de manifiesto el eclecticismo en las creaciones del sombrerero.


En el centro de la exposición, en una enorme vitrina, una muestra de otras muchas creaciones:

Motivos vegetales...


Formas geométricas....




Iconos del siglo XX...


(Fred Astaire entre ellos)


Fantasías en rafia, tules...



... plumas...


... e incluso metales.

Los volúmenes atrevidos también eran protagonistas de la exposición.





Al fondo de la sala, y para añadir dramatismo y un pequeño guiño a la marca patrocinadora, un Beefeater guardaba tres preciosos tocados espectaculares con plumas de varias formas diferentes.



Si os soy sincera, me esperaba un poquito más... menos tocados rollo "la cara de Beckham" y más sombreros propiamente dichos de rafia y materiales parecidos. Más sombreros y tocados, vaya. También he echado en falta esos maravillosos sombreros de mariposas que vimos en pasarela (y a algún que otro miembro de la realeza y del cine)... pero no por esto quiere decir que me haya disgustado, sino más bien todo lo contrario. Viendo esta exposición me reafirmo en que tengo que hacerme con uno para mí.

1 comentario :

bárbara crespo dijo...

ya queda menos para las vacas verdad? me marcho en agosto y cuento los días casi por segundos jajaja

gracias por comentarme a menudo
te mando un besazo enorme