sábado, 28 de mayo de 2011

Agathizadas...

En un lugar secreto de la campiña española, escondido en un bunker de metal oscuro y hormigón, se esconde el universo de caos colorista que es el Mundo de Agatha Ruiz de la Prada. Inaugurada en marzo de 2011 con motivo de la celebración de su 30 aniversario, la Fundación nació con el objetivo de preservar la obra de la diseñadora y de centralizar las actividades artísticas y benéficas de la marca que, como bien pudimos aprender durante su clase en el ISEM hace algunos meses, son muchas y muy variadas...

... y que como veis en las fotos, hemos podido conocerlas de primera mano con una fantástica visita.


Al principio, al llegar, la experiencia es de absoluto contraste entre lo "anodino" del exterior (no porque no sea bello, que lo es, sino por la diferencia) y la inmensa sala interior donde se esconde una muestra de varios vestidos de la diseñadora a lo largo de sus 3 décadas de trabajo destacados sobre una pared blanca y que lucen originales a la fantástica luz natural del entorno.


Si además ocurre que como en nuestro caso, se tiene la suerte de tener un guía de excepción como es Juan Carlos Mesa, director de Diseño de la marca, la impresión es máxima. Con una energía y entusiasmo desbordantes, Juan Carlos nos cuenta las idiosincrasias de la marca, los orígenes de sus colores, sus formas, las peculiaridades de cada prenda... y así, casi como por arte de magia, una se sumerge de lleno en el caos de color de ARP.


También nos habla de los tejidos, de los detalles, de los eventos que han visto cada modelo. De la importancia del color y de la comodidad en los diseños (comodidad entendida como un concepto subjetivo al servicio de la ocasión para la que se lleva un vestido), de la utilización de algunos elementos como forma de mantener el espacio personal... un sin fin de cosas que jamás hubiéramos sido capaces de imaginar. Juan Carlos hizo especial hincapié durante su explicación en el interés de la diseñadora por utilizar siempre materiales innovadores (lurex, LED, plásticos), aunque el tejido predominante en las colecciones sea el punto circular.

Muestra de la importancia de la utilización de materiales novedosos (derecha) y de tejidos más "comunes" (izquierda)
Lo maravilloso de las texturas... los colores
Y la genialidad al ser capaces de conseguir efectos más allá de las 3 dimensiones con los diseños
Una vez vimos todos aquellos vestidos y nos empapamos de sus historias, Juan Carlos nos llevó hasta el archivo del sótano, un lugar donde se guardan, desde recortes de prensa, dibujos, bocetos, carteles… hasta muestras de todos los productos y proyectos en los que la diseñadora ha tomado parte. Se ha conseguido reunir todo lo que ha hecho la creadora española a lo largo de estos 30 años de profesión y, creedme... no es moco de pavo en absoluto, e impresiona bastante. Lo más gracioso de todo es que además de los documentos de las mesas y paredes, todo lo demás está guardado en cajas de colores. Muy Agatha...



Pero la visita no se quedó ahí. Tras conocer la parte de diseño y el archivo, le tocó el turno a la pequeña habitación que sirve de resumen a todas esas cosas que la diseñadora a "Agathizado" y que incluyen cosas tan dispares como zapatos, tocados y demás accesorios, electrodomésticos, bombillas o incluso barrios. Eso sí, una tendencia constante a lo largo de los años y las colaboraciones es el acompañamiento a estos proyectos: Agatha intenta siempre formar parte de los eventos que los acompañan, pues para ellos colaborar con marcas no significa en absoluto "pegar un corazón y recoger el dinero de la licencia", sin duda alguna una de las claves de su éxito, y de la coherencia en todo aquello que hacen.



El museo nos mostró las mayores "extravagancias" de la casa, las prendas más conceptuales que se utilizan en los mercados exteriores para reforzar la imagen de marca, en contraste con los más funcionales que se venden en el mercado español. Esta muestra nos puso de manifiesto las influencias de Agatha: el arte contemporáneo (con su colección homenaje a Chillida o Dali), la tradición española (representada en los lunares, los colores...), la naturaleza (con la incoporaciín de flores y plantas)... así como sus colaboraciones con empresas como Swatch, para la que ha hecho además de relojes, vestidos reloj.




Agatha ha querido rodearse en esta "aventura" de los mejores, y prueba de ello es el elenco de personalidades de fuera y dentro del mundo de la moda que apadrinan esta fundación: desde el punto de vista más artístico, están Kosme de Barañano, ex director general de IVAM y Pablo Melendo Beltrán, quien ha dejado la dirección general de Sotheby's hace unos meses, y que trabajó también para Christie's (lo que le convierte en un gran conocedor del coleccionismo español y experto en artes decorativas y pintura moderna española). El resto del patronato lo componen los dos hijos de la creadora, y otras personas cercanas a la gestión del imperio de color construido en torno a su marca. Para el Comité de Honor, está presidido por Esperanza Aguirre, y cuenta con dos notables de El Corte Inglés: Isidoro Álvarez y Juan Hermoso, uno de los emperadores de la publicidad exterior, Jean Charles Decaux, la omnipresente en el mundo de la moda y nuestra querida directora del Master Covadonga O'Shea, Bisila Bokoko, y la política colombiana Noemí Sanín, todos amigos suyos. Un cartel que, como poco, impresiona.

Espero que os haya gustado el viaje.

2 comentarios :

Isabel dijo...

Me ha encantado tu cronica. Que suerte haberla visto en persona.
Es una firma que nome disgusta, originaly divertida y ademas colaboradora con organizaciones beneficas.
Besos Isabel
SsasDiary

Charline . dijo...

AGATHA RUIZ DE LA PRADA <3

Me encanta esta marca, colores, modelos... TODO :)

xoxo