martes, 12 de abril de 2011

Dolce Vita... Dolce&Gabbana

Una de las mejores partes del viaje a Milán del pasado fin de semana fue sin duda la visita a la flagship store de Dolce & Gabbana en Milán. Situada en el llamado Quadrilatero della Moda, concretamente en la Via della Spiga 26, nos citamos allí a las 9 de la mañana para asistir a un tour privado de la mano de la directora de marca y el jefe de la tienda. ¡Veréis qué impresionante!

Escaparate D&G
Sólo a modo de culturilla general, deciros que la Via della Spiga es conocida en el mundo entero por su concentración de tiendas del más alto nivel. Paseando por su empedrado (pues es peatonal, lo que no hace sino incrementar su atractivo), te verás rodeado por firmas tan atractivas como Moschino, la nuevísima marroquinería de Bulgari (que visitamos más tarde), Stuart Weitzman o Tiffany. Una absoluta delicia y una tremenda tentación.



La tienda son cuatro en una. Cuatro espacios diferenciados que te transportan al universo D&G. Desde la zona más abierta a la calle, llena de los detalles más icono clásicos de la marca, como el encaje, pasando por la “más joven” o el rincones dedicados al leopardo, o las salas de probador, es sin duda la finca más grande de la calle. ¡¡Hasta tiene escaleras mecánicas para ir de una zona a otra!!

Francesca nos desvela los secretos de la tienda
Nos cuenta Francesca (directora de marca) en un casi perfecto español que han remodelado la tienda hace poco. Que la han hecho más accesible y bajo los nuevos principios del lujo democrático por los que se rige la marca. Han cambiado los muebles de metacrilato cerrados y con la ropa perfectamente ordenada por superficies abiertas y sencillas que invitan a la gente a tocar el producto, a vivirlo y quererlo.


Los zapatos ya no están en una suspensión incómoda que los haga imposibles de colocar al derecho, los vaqueros, bolsos y camisetas pueblan las superficies planas, y varios muebles invitan a los consumidores a sentarse y disfrutar.

Zapatos D&G. Foto cortesía de Soraya
Porque la tienda de D&G también se disfruta. En su caos organizado (completamente pensado) lucen los contrastes firma de la marca: lo negro y lo blanco (en la decoración de las paredes de teca negra e incrustaciones claras, lo sagrado con lo profano (de las imágenes de la nueva campaña) y lo viejo y lo nuevo. Es interesante mencionar que entre las perchas de ropa de la última temporada, encontramos vitrinas que albergan históricos vestidos lucidos por celebridades varias o protagonistas de películas. Una forma ideal de mostrar la herencia de la firma como parte de la dualidad innovación/tradición, otro contraste presente en la tienda.
Corsé de la firma perteneciente a una película de Fellini
Contrastes B&N
Crochet made in Dolce
La tienda también tiene una “peculiar” gestión por categorías (como me gusta que lo mío también tenga su reflejo más allá del gran consumo): aunque sigue habiendo dos prendas por talla de cada modelo, lo cierto es que están colocadas de tal manera que parece que hay más. Más desorden organizado pensado para darle un toque de lleno a la tienda.


Al final se trata de que la gente viva la experiencia Dolce & Gabbana. Como nos dice Francesca, quieren que todo el mundo disfrute aquí, que pase un buen rato, con independencia de que compre o no. Lo cierto es que con tantas cosas bonitas rodeándote, es casi imposible no convertirse en comprador.

Bolsos y accesorios de la nueva colección

Fabulosos vestidos de noche (y más fabulosos collares aún)
Pero si pensabais que la tienda no podía tener más secretos, os equivocabais. Aún nos quedaban por ver un par de rincones muy especiales del local…



… como este fantabuloso armario antiguo propiedad del mismísimo Stephano!!! Resulta que les gusta tanto cuidar al detalle todo lo relacionado con la tienda que, en plena decoración, al ver el rincón afirmó tener el mueble perfecto para cubrirlo. El resultado fue este fantástico armario. Una maravilla visto de cerca.¡Y las cosas que contiene son también fantásticas, si me dejáis que os lo diga!

¡Me lo hubiera llevado todo!
Para el final me he dejado el mejor de los secretos, las salas especiales de la tienda. Hay 2, y ambas son fantásticas. La primera y más pequeña es la llamada “Sarto Room” o sala del sastre. Cubierta de paredes en raso verde pálido, tiene un pequeño pedestal donde poder subirse mientras la costurera o sastre te arreglan la prenda que has escogido. Tiene unos espejos de cuerpo entero que son sensacionales.

Vista del Vanity Room durante una fiesta
Photo_Swide
Y luego está el “Vanity room” o salón de las vanidades… ¡¡y nunca mejor dicho!! Es como un sueño hecho realidad. Se trata de una enorme sala forrada de raso rojo donde las clientas pueden soñar con ser estrellas por un día.



Tiene un tocador al más puro estilo de estrella de cine con todos los productos cosméticos de la marca, multitud de cajones que guardan bellos tesoros lenceros, armarios sin fin… es increíble. Además, en una salita posterior, guarda vestidos de noche increíbles. La idea es que puedas probártelos con la ropa interior de los cajones, y hagas gala de tu vanidad. ¡¡Fantástica idea!! Si no hubiéramos sido 40, gustosa me hubiera quedado a vivir la experiencia.

Como podéis imaginar, lo pasamos como enanas. Espero que vosotros también hayáis disfrutado de la visita guiada. Agradezco a Francesca su disponibilidad y simpatía, ¡¡y un tour fantástico!!


3 comentarios :

MR dijo...

Hola guapa.
No sé si es que no te ha llegado mi último comentario.
Te dejé un premio en mi blog.
Espero que te guste.
Un beso,

Marián
http://www.go-fashion-go.com

Martina dijo...

Que maravilla Ines!quien hubiera podido estar allí con vosotras!cada zona de la tienda es mejor que la anterior,no se con cual me quedaría.
Un beso

The SilVicious Brand dijo...

un post super interesante!!! me encantan todas las fotos!

te invito a visitar mi blog!
www.silvicious.com