sábado, 8 de enero de 2011

Paseando por Malasaña

El otro día, aprovechando que estaba de vacaciones en una semana completamente anodina, aproveché para pasear por el centro de Madrid, algo que me encanta hacer en los días soleados de invierno. Encaminé mis pasos al barrio de Malasaña… os cuento por dónde estuve:

Calle de San Andrés [Photo_Private]

Mi primera parada fue Alohe (calle San Andrés 2), una pequeña óptica que llevaba tiempo deseando conocer. Una de las dueñas es amiga de una amiga mía, y siempre habíamos oído muy buenas cosas buenas del lugar, así que pensé que era una perfecta ocasión para hacerles una visita. Me alegra enormemente decir que no me decepcionó, más bien todo lo contrario.

Y es que Alohe es una coqueta y poco común óptica de la capital (sus escaparates son de lo más originales y cuidados, con temáticas varias que hacen las delicias del barrio). Cuentan con firmas exclusivas que sólo ellos venden en nuestro país, así como gafas de sol vintages y gafas de ver para todos los gustos y edades. Pero que quede claro, son gafas con historia, con vida, tremendamente originales y especiales. De haber sabido de la existencia de esta óptica antes, probablemente hubiera retrasado mi operación…

[Photo_ 11870]

Allí me pasé una media hora larga. Tiempo suficiente para probarme numerosos modelos de gafas de sol, y para dejarme aconsejar por la dependienta, una chica joven y encantadora que no dudó en ser sincera y aconsejarme sobre los modelos que mejor me iban. Finalmente me incliné por un modelo vintage de Paco Rabanne en tonos azules que dejé encargado para mis Reyes Magos. Más sobre Alohe aquí y aquí.

[Photos_Private]

Después de salir satisfecha con mis gafas, encaminé mis pasos hacia la calle del Espíritu Santo, llena de pequeñas tiendas y locales de lo más estupendos. Entre ellos, el Lolina Vintage Café (un local inspirado en los 60`s-70's donde sirven unos mojitos de aúpa) o mi último gran descubrimiento, el Happy Day Bakery Coffee.

Lolina Vintage Café
[Photos_Private]

[Photos_Private]

[Photos_Private]

Happy Day es una cafetería/tienda de cupcakes ideal. Aunque lo de cafetería es un poco exagerado, teniendo en cuenta que sólo tienen una micromesa para dos en uno de los escaparates (intuyo que tendrán saloncito de té en la parte inferior, pero no llegué a adentrarme tanto. Según su propia página web, se trata de una "antigua bakery neoyorkina con mariposas en las paredes y muebles antiguos" que es tan deliciosa como sus productos. Puedes encontrar muffins, cupckaes, cookies y productos de importación puramente americanos tan deliciosos como dulces. Para muestra un botón:

Deliciosas Cupcakes de Happy Day... 
a cualquiera se le alegra la vida con unas
[Photos_Private]

Espíritu Santo está llena de tiendecitas como ésta, donde además de cucas bailarinas de rubíes para niñas vendían zapatos à la Mary Poppins.
[Photos_Private]

Seguí por la calle Espíritu Santo hasta la Corredera de San Pablo, donde me topé sin quererlo con una recomendación twittera de Maxim Huerta, La Cocina de mi Vecina, un restaurante que definitivamente tengo que probar en compañía de Indi, ya que los perros allí son bienvenidos.

La Cocina de mi vecina
[Photos_Private]

De ahí a la calle San Vicente Ferrer, pasando por Fuencarral hasta la Avenida de la Beneficencia (que nombres tan históricos, ¿verdad?) para llegar por Mejí Lequerica hasta la calle de Fernando VI, última parada de mi ruta antes de comer. Tenía que cambiar el jersey de Papá Noel de mi hermano por unos vaqueros de lo más fashion en Yube.

Y de ahí, como digo, de vuelta a casa. No sin antes reconocer un pequeño pecadito de nada que cometí en el camino... un detallito sencillo pero muy navideño y entrañable:


 Parecen ricos, ¿a que sí?
Pues os garantizo que lo estaban...
yummy yummy

[Photos_Private]


5 comentarios :

YUBE dijo...

Qué guay el nuevo look del blog!! Me encanta y el pastelito que compraste también!!!

Inés Cruz dijo...

Me alegro que te haya gustado! Quería algo más sencillito que lo que tenía antes, parece que está teniendo éxito!

Martina dijo...

Tengo pendiente una visita a Alohe!Aun no he podido ir y me muero de ganas.
Ya me imaginaba que pasando por Fernando VI acabarias en Yube, jejeje.

El señor de las Gafas Amarillas dijo...

Me encanta esa zona! Y el lolina!
Acabo de descubrir tu blog gracias a un comentario en el mio y me ha encantado!
Te sigo!
Saludetes!

Inés Cruz dijo...

Gracias Sr. de las gafas amarillas! me alegro que te haya gustado el blog, sé bienvenido!

Yo ya te sigo vía twitter, nos vemos!
Un saludo