viernes, 15 de octubre de 2010

The Pineberry o la fabulosa y asombrosa historia de la Piñafresa

Érase que se era una pequeña fruta llamada fresa. La comían los romanos (que la mencionaban en sus escritos), se atrevieron a cultivarlas siglos después, pero al final, por muy ricas que estuvieran y lo bien que olieran, seguían siendo bastante pequeñas y poco productivas. No fue hasta que los europeos se fueron a hacer las Américas que descubrieron que el tamaño sí que importa, y que era posible encontrar estas fantásticas frutas en un tamaño algo más productivo. Fue el Sr. Fréizer el que descubrió los fresones, frutos del tamaño de nueces de otra especie del Nuevo Mundo que crecía en Chile, y se los trajo a Francia en S. XVIII.

Pues fenomenal, estaréis diciendo todos. Un bonito resumen sobre la historia de la fresa… ¿pero qué tiene que ver exactamente con las Pineberries (o Piña-fresas)? Pues muy sencillamente, pasó que desde que los fresones llegaron a la Bretaña francesa de manos del Sr. Fréizer (qué nombre más idóneo, no?), decidieron hacer algo de turismo, y cruzaron El Canal de la Mancha, llegando a Inglaterra. Aquí fue donde de manera natural, y como ocurre con todos los emigrantes, se juntaron con la población local y formaron una nueva etnia: un mutante natural de la especie chilena, grande y rosa, con una forma y un aroma que recordaba la piña tropical, y de ahí el nombre de nuestra protagonista del día. La piña-fresa.




Os lo cuento porque hace ya cosa de un mes, a través de la página de Daily Candy (que os recomiendo si no la conocéis *) leí la noticia sobre que los supermercados ingleses Waitrose iban a comercializarlas durante las 5 semanas que dura su temporada, y me hizo una gracia tremenda. Pensé en contároslo entonces, pero con el ritmo que estoy llevando últimamente me ha sido imposible. Ayer, limpiando mails de la bandeja de entrada, me volví a encontrar el recorte y me dije… de esta no pasa ¡¡el mundo tiene que conocer las piñafresas!!

La gracia de todo esto es que cuando la noticia salió en Inglaterra (en abril) lo hizo en su día de los inocentes, y ¡la mayor parte de la gente creyó que era la broma del día!

En fin, por si queréis estar atentos de cara a su próxima temporada, sabed que las produce, distribuye y exporta un grupo que se llama Vital Berry. Ellos fueron los artistas que al encontrarlas en Francia cercanas a la extinción, pensaron que sería un producto estrella por su exclusividad (y en este mundo del consumo exclusivista, del lo quiero pero sólo para mí, ¿quién los culpa?), así pues, quisieron recuperar la variedad a través de cultivos en invernaderos, dedicando más de seis años a plantar, cultivar y seleccionar las mejores plantas para hacer injertos, hasta conseguir una producción aceptable y un fruto de pequeño tamaño pero que ofrece un sorprendente sabor a piña.

Si es que tiene que haber gente pató (aunque yo confieso que gustándome como me gustan las fresas y las piñas… ¡¡me muero por probarlas!!)

9 comentarios :

alli nagel dijo...

nunca he visto ni probabo una fresa "blanca", aunque nos crecemos fresas "alpinas" en el jardin. el sabor makes my mouth water. !que sabor dulce!

Inés Cruz dijo...

Alli! what a nice surprise! me alegro que te haya gustado. A mí también me encantan las fresas, y por eso me hizo tanta gracia la noticia...

Un beso!

Amaya dijo...

ME PARTO CON LA PIÑA-FRESA, NO ME LO PODÍA CREER!!!!

PENSABA QUE ERAN GOMINOLAS!!!!

Talentiam dijo...

Me encanta !! Genial el post de las piñas-fresas!!

Inés Cruz dijo...

Me alegro que os guste! este post está teniendo un exitazo de impresión, jajajajaja.

Pasaros cuando querías, siempre hay nuevos 5 senses!!

Gracias por los comentarios

Santiago Gordo dijo...

no las he probado nunca, estan buenas!? son caras!? a que saben!? cantas dudas!!!! jajaja

merce monferrer lopez dijo...

Pues yo las probé en copenague hace tres de años y fueron carísimas! No las vendían en cualquier super sino que solo las encontré en una única fruteria que tenía también fruta exótica

Ines Cruz dijo...

Y estaban buenas Merce? realmente saben como dicen??

merce monferrer lopez dijo...

Siiii! Estaban muy buenas pero el sabor no me recordaba al de la piña pero tampoco sabría asociarlo con otra fruta