martes, 11 de mayo de 2010

Clases de M.A.C quillaje

El jueves pasado (siento la tardanza) asistí a un fantástico curso de maquillaje de mano de M.A.C techniques. La experiencia, a priori previsible, se tornó bastante enriquecedora, no sólo por la atención erpsonalizada a pesar de ser una clase de 12, sino por la total disponibilidad de una mesa de trabajo con productos incluidos (el sueño de cualquiera) y el excelente trabajo de Jose, que es un crack enseñando.

De aquella fantástica clase, a parte de una cara estupenda, salí con algunos aprendizajes que quiero compartir con vosotros, y que iré incluyendo a lo largo del paso a paso que sigue sobre cómo hacer un maquillaje natural:

Los materiales

1 LIMPIEZA.
Es fundamental… por mucho que te hayas lavado la cara por la mañana, si te vas a maquillar después de haber estado por ahí, lo mejor es darse un repasito. La calle está llena de impurezas que se vienen a vivir a nuestra cara.



2 HIDRATANTE.
Es la forma ideal de crear una barrera que proteja la cara de las impurezas. No sólo eso… también la protege de la pérdida de agua. Algunos consejillos:

  • Mejor de textura ligera, y extenderla con brocha (ya que penetra mejor, evita los excesos y nos ahorra crema), que garantiza una piel más fresca al no haberla sobeteado.
  • El contorno de ojos hay que dejarlo fuera. Al no tener glándulas sebáceas, todo lo que entre es difícil que salga… cuando en unos años no tengáis bolsas bajo los ojos, veréis por qué es un buen consejo.
  • Con una crema especial para el contorno de ojos, ha de extenderse en movimientos circulares continuos en la parte de arriba del lacrimal hacia fuera, y en la parte inferior del ojo hacia dentro.
  • Los famosos toquecitos se van donde termina el hueso del pómulo.


3 BASE DE MAQUILLAJE
En contra de la cultura popular, no es para dar color, sino para unificar la piel. Hay que tener en cuenta que al salir a la calle se oxida, y sube 2 tonos… por eso hay que echar poca cantidad ¡no queremos naranjitas!

4 CORRECTOR + ILUMINADOR
Del mismo color que el maquillaje o incluso un tono por debajo.
El iluminador, como su propio nombre indica, ilumina, ¡pero lo que hay debajo!

5 POLVOS
Son para fijar el maquillaje, y por eso la brocha cuanto más grande, mejor. Se presiona ligeramente la brocha sobre la polvera, para cargarla de producto y se extiende por rostro, cuello y escote.
El polvo es conveniente fijarlo con agua fijadora

6 OJOS
Los pinceles, cuanto más prensados, dan más intensidad.
Primero colocamos el color oscuro (en este caso el color camel oscuro), para no manchar (de nuevo en contra de la cultura popular), en el borde de la cuenca del ojo… ¡pero no donde empiezan los pliegues! La forma más práctica para saber dónde pintar esta raya oscura es mirar desde arriba frente al espejo, en plan soberbio. Entonces cogemos producto, arrastramos por esta raya ficticia, y pegar. Luego difuminar de punta a punta del ojo. Hay que marcarla bien, porque luego la difuminaremos. La idea es que parezca una sombra natural de tu ojo, causada por la luz y no por el maquillaje.

Si lo vas a hacer en negro, nunca mezclarlo con colores totalmente contrarios (como el blanco) porque pierde todo el sentido.

El segundo paso es maquillar el párpado móvil con el segundo tono en intensidad. Primero maquillamos la parte superior, arrastrando algo de la zona oscura hacia dentro; y luego la interior, la más pegada a las pestañas.

Por último vamos con el color más claro. Hay que coger cantidad suficiente y aplicar desde fuera hacia el lacrimal para luego difuminar hacia fuera, y que no parezca que estás pintando una raya. De día hay que evitar los colores más blancos (en su lugar rosas muy pálidos o vainillas) porque la idea es que este color contraste con el blanco del ojo.

Vamos con el EYELINER. Ante la duda sobre el color, escoger un color pardo (verde+gris+marrón) es un acierto seguro, porque potencia el color del ojo sin endurecerlo. Bordeamos por debajo de la pestaña en la zona externa y difuminamos hacia el lacrimal. Cuanto más oscuro maquillemos el extremo, más rasgados quedarán los ojos.

Y por fin… la MÁSCARA DE PESTAÑAS. El embudo del bote sirve para darle al pincel la cantidad adecuada al efecto que se quiere conseguir. ¿Ese famoso movimiento mundialmente extendido de meter y sacar el pincel? ¡¡una bestialidad!! Metemos oxígeno y aire dentro del compartimento, oxidamos el rimmel y nos dura 15 días.
Extenderemos primero una capa normal en cada ojo, luego echaremos rimmel en la punta de las pestañas desde su parte de arriba (como si quisiéramos aplastarlas con el pincel) y luego volvemos a dar una capa normal. ¿el resultado? Unas pestañas de infarto.

7 COLORETE
La idea es que quede más como un rubor que como otra cosa. Comos i nos hubiera dado el sol durante un largo paseo al sol. Por eso vamos a usar maquillaje en crema, y lo pondremos sobre la parte superior del pómulo, difuminándolo por el borde, por las zonas por donde te daría el sol.

8 LABIOS
Es importante bordear con el perfilador para que te queden jugosos (bordear por fuera en el centro, pisar el borde por los lados medios y algo por dentro del labio en los extremos)

A continuación extendemos el preparador, que nos dejará los labios lisos y sin imperfecciones, muy poquita cantidad extendida con pincel será suficiente.

Se extiende la barra de labios como base con el pincel (que como en la cara, garantiza un mejor gasto pero mejor invertido, ya que cubre con más precisión) y luego extendemos el brillo. ¡¡Pero sólo en el labio de abajo! (luego damos el típico beso para extender al de arriba)

Si vas a llevar sólo el brillo, sí que habrá que extenderlo tanto por el labio superior como por el inferior…

¡Y estaremos listas!


[photos_private]

No hay comentarios :