domingo, 2 de noviembre de 2008

Inauguramos el mes de noviembre con una crítica cinematográfica… que a pesar de que en las últimas semanas no he parado de ir al cine, parece que sentarme a escribir se me resiste. Así que, para compensar: 2x1 de pinículas, como decía aquél.

Empecemos por el principio y por orden cronológico… THE WOMEN.

Mary (Meg Ryan), Sylvia (Annette Bening), Edie (Debra Messing, de Will&Grace) y Alex (Jada Pinkett Smith, NSPLC – Ni su padre la conoce-) son cuatro amigas de Nueva York de vidas completamente distintas, felices cada una a su manera. Pero todo cambia cuando Sylvie, en el Salón de Belleza, se entera de que una de las dependientas de la sección de perfumería (Eva Mendes) está teniendo una aventura con un exitoso hombre de negocios: Stephen Haines, esposo de su amiga Mary...

Argumento trascrito a parte, poco más voy a comentar, porque me ha parecido una de las películas más bodrio que he visto en los últimos tiempos, con el agravante de ser una burda imitación de otras que yo me sé, pero sin la misma chispa, o un solo macho en pantalla. Así de fuerte. Una lástima las actrices: un elenco impresionante de viejas y nuevas glorias cinematográficas que, a pesar de estar estupendas, no librarban a una del aburrimiento absoluto durante el largometraje… y lo digo con conocimiento de causa, que la Opositora se nos echó más de una cabezadita.

En conclusión: ahorraros los 7€ de la entrada.

Y ahora, la de ayer. Asesinato Justo.

Vayamos con una trascripción encontrada allende los mares de la web: Los veteranos detectives Turco y Rooster se enfrentan al desafío de sus carreras: un enigmático asesino en serie que deja poemas en el lugar del crimen, y que centra toda su atención en criminales que han escapado de la ley. Todas las pistas empiezan a apuntar en una dirección: el asesino puede estar más cerca de ellos de lo que pudiera pensarse.

Me gustó, como manera de pasar el rato una tarde cualquiera… pero no me convenció del todo. Podría haber sido mucho mejor, con esos dos monstruos en la pantalla, podría haberse desarrollado de tal manera que, por el mal utilizado flashback desordenado nos dejara a todos los presentes más liados que ni qué… Un poquito de quiero pero no puedo que planea por todo el film de Jon Avnet. El final sí que me sorprendió, todo hay que decirlo. Pero a ratos deseé que la película avanzara, que la historia se aclarara, y que quedaran claramente definidos los papeles o no, pero que me sorprendieran.

No hay comentarios :