martes, 7 de octubre de 2008

Sorpresas resolutivas

Escucho en la COPE que han vuelto a dejar en libertad condicional a Beloki, una conocida miembro de la organización terrorista ETA. César Vidal se indigna profundamente mientras comenta la noticia, y no lo culpo. ¿en qué cabeza cabe dejar en libertad a semejante personaje? No es justificable ni siquiera desde los motivos bajo los que se escudan los jueces: la susodicha quiere ser mamá, y como la pobre tiene que someterse a un tratamiento de fertilidad (es lo que tiene sentir la llamada de la naturaleza a la tierna edad de 47), no parece lo más adecuado en su estado vivir en la cárcel.

¿A que es una idea fenomenal? ¡claro que sí! ¿cómo vamos a negarle a alguien el derecho de ser madre? No estaríamos siendo humanitarios. Así pues, señores jueces… ¿por qué no extender la medida al resto de presas? Por no discriminar, más que nada. ¡¡Pero hombre, por dios!! Es que es una cosa increíble, una resolución que no hay por donde cogerla, y bajo mi humilde punto de vista, me parece tremendamente atroz que siquiera lo hayan considerado.

Y mientras las víctimas del terrorismo manifestándose porque se reconozca la dignidad de sus familiares, y se haga justicia a los muertos.

No hay comentarios :