martes, 3 de junio de 2008

Adieu...

“Soy consciente de haber hecho progresar la moda de mi tiempo y de haber permitido a las mujeres el acceso a un universo hasta entonces prohibido”.



Cuando sabes con certeza que has transformado el mundo y la moda.
Cuando eres consciente de que las mujeres del mundo entero te deben algo.
Cuando eres una de las pocas, poquísimas personas conocidas mundialmente sólo por tus iniciales.
Cuando de paseo en tu coche te contentas con mirar a la gente por la ventanilla, adivinando tu influencia…

…Es entonces cuando puedes considerarte un genio, y morir feliz, y en paz.

Me entero esta mañana a través del periódico de ayer (¡qué incorrección, señorita!), de la muerte del maestro de la alta costura Yves Saint Laurent, genio que pasará a la historia de la moda. Tenía 71 años de edad y murió el 1 de Junio a las once de la noche, a las puertas de un nuevo mes, de una nueva semana, de una nueva estación. Se desconocen aún los motivos reales de su muerte pero, la verdad, ¿qué importa? Pues para siempre será recordado.

Libertador de la mujer, heredero de otros grandes como Dior o Doña Coco, fue el creador del esmoquin femenino (que vuelve este año con fuerza… ¿premonición? ¿Guiño del destino?), artífice de los vestidos trapecio, y el primer diseñador en mostrar su trabajo en un museo, el Metropolitan de NY, éste caballero tiene 4 décadas de asombrosa trayectoria en la que fue capaz, en sus propias palabras de “seguir a rajatabla los consejos de Christian Dior, tratando siempre de prever hoy aquella moda que la gente se pondrá mañana”. Y vaya si lo consiguió.

Desde aquí, mi más sincero y humilde homenaje.

“La mejor prenda que puede vestir una mujer son los brazos del hombre al que ama. Para las que no lo tienen, estoy yo”.
YSL.

No hay comentarios :