viernes, 23 de noviembre de 2007

Jartita ya, del gallito de los desayunos.

Otra vez fui ayer a la multinacional de los desayunos por excelencia. Me siento en la entrevista (ya he perdido la cuenta del número de gente/departamentos de marketing que me ha visto por allí) y me confiesan abiertamente que el puest para el que me están viendo, en teoría, ya está cubierto. Chúpate ésa, boquita de fresa. ¿Y qué narices hago yo ahí entonces? pues pasear mi cuerpo serrano, eso mismo. Parece ser que el departamento de recursos humanos les había insistido mucho en que me vieran, y eso precisamente estaban haciendo. Pues vale. vamos allá: entrevista, inquietudes, repaso al CV, caso práctico... y confesión de última hora de que no se arrepienten de haberme visto. Pues mira qué bien. Luego, a casita.

Esta mañana me volvieron a llamar. Hay otra vacante en el mismo departamento de la entrevista de ayer. Quieren verme. Pues vale. ¿El lunes me viene bien? el lunes me viene bien. A ver qué pasa.

No me entendáis mal, me congratula muy mucho que me llamen. Que me laman un poquiño el traserillo. Que me digan que les gusto y que todo el mundo me quiere conocer. Lo que no me mola tanto es que después de más de 7 entrevistas con todos los departamentos habidos y por haber y relacionados con el marketing en la empresa, aún no me hayan fichado. Quiero trabajar con ellos, sí. Pero... un poquiño de por favor.

En fin, esta tarde tengo reunión con un puñado de fellow Insiders para poner en marcha el Club. tengo ganas, para qué vamos a engañarnos. Ya os contaré...

1 comentario :

Psicoleguilla dijo...

Guapa, ante todo, admiro tu constancia. Piensa que debe ser una nueva técnica para ver hasta que punto aguantas... :S :P

Espero que te vaya bien, ya nos contarás luego.