martes, 18 de julio de 2006

Spanish dinner & goodbyes...

Lamentablemente y como todo lo bueno, está increíble y fantástica semana tocó anoche a su fin, y mis amigüitas han retornado hoy a tierras hispánicas a media mañana, lo cual me ha dejado un poco triste y de bajón... me siento orgullosa y feliz de que hayan venido porque he podido compratir con ellas tan fantástica experiencia, la de vivir en Copenhague, y porque ellas también han encontrado su sitio aquí, hasta tal punto que todo el mundo las ha pedido que se quedaran (sin mucho éxito, lamentablemente). Pero bueno, como sigo aquí y no puede decaer el ánimo, os voy a contar el fabuloso día que tuvimos ayer, algo que sin duda alguna merece la pena ser compartido.

Ayer tuvimos un día completo como los que más y fantástico también, como ya os digo. Después de habernos gastado las coronas el día anterior para ir al cine (vimos por el módico precio de 95 coronas Los Piratas del Caribe II en inglés subtitulado en danés) la idea original de tener una cena española en Holger se hizo má fuerte y quedó fijada para ayer por la noche con menú e invitaciones incluidas.

Pero cada cosa a su tiempo. Para empezar el día yo volví a saltarme una clase (esta vez de Advertising and children) porque relamente necesitaba tiempo de sueño. Descansaditas y bellas encaminamos nuestros pasos con el objetivo de terminar nuestro periplo danés visitando la zona de Christianborg, una isla en medio de la ciudad que alberga el Parlamento, los establos y el antigua Palacio Real.

Palacio Real, antiiguo y nuevo a la vez. Antiguo porque ahora sólo se utiliza como salas de recepción y cenas y albergue para los altos dignatarios que vengan de visita. Y nuevo porque es el 3º que se erige sobre las ruinas de los anteriores, devastados en 3 sucesivos siglos por culpa de 3 inoportunos incendios. Como siempre, soprendente por su riiqueza en el interior y worth visiting. Una lástima que en todos estos palacios no se puedan hacer fotografías, porque describirlo con palabras es imposible, el interior es espectacular. La actual reina, muy mirada y muy amita de su casa, lo tiene todo impecablemente decorado y conjuntado, lo que sin duda resalta la belleza de las piezas que alberga, que no son pocas.

Visitamos los salones y comedores del palacio y nos sentimos como princesas por un día, sobre todo cuando nos asomamos, si quiera un poco desde la lejanía, por el mismo balcón que lo hicieran Federico y Mary el día de su boda (¡¡y lo que nos gusta este chico!!)

Como nos organizamos muy bien y tuvimos mucha suerte con los horarios de los tour, entre unos y otros pudimos visitar las ruinas de los anteriores palacios y la Biblioteca Real (una pena que no pueda visitarse por dentro) para a continuación culminar nuestro recorrido vistando el Parlamento Danés, very "nice and cool" según nuetro guía.

Dado que las niñas tenían que hacer la maleta, finalmente decidí apuntarme al tour de Christiania del Social Programme, no sin antes rellenar las horas libres con una breve visita con las niñas a Stroget. 2 agujeros en sendos mis zapatos de duende hacían imprescindible una adquisición de unos nuevos.

Pero a lo que iba. Visita a Christiania: archiconocida comunidad hippy en el centro de Copenhague con aspecto algo más que cutre y destartalado... durante la visita rogué más de una vez por no caerme al suelo so pena de pillar algo extraño. Curiosa manera de vivir la de esta gente (aunque extremadamente guarra): pagan agua, luz, teléfono y demás a la ciudad y, en vez de impuestos, se comprometen a salvaguardar el estado de los edificios en los que viven (menos mal, porque si no, no sé cómo estarían...). Prefieren que sus hijos vayan a colegios normales en la ciudad para que aprendan como es el mundo fuera del pueblo y sólo se rigen por una regla universal: la libertad, asentada sobre las normas de no violencia y no a las drogas duras.

Y por la noche... ¡¡¡CENITA ESPAÑOLA!!! como despedida para las niñas, decidimos hace algunos días organizar este evento conjunto a Santi, una cenita de las buenas con jamón, pan con tomate, sangría y tortilla de patata. Fuimos unos 14: los usuales de las NATO dinners, Janice, Norbert Y Kelvin, el chico de Nayla y Anthoni y Flo, invitados (con mucho gusto) de última hora.

Decir que fue un éxito sería quedarse corto, porque la verdad es que fue la bomba. Ver participar en una cena así a personas de lugares tan remotos como Sydney, Taiwan, Austria o Vancouver es fabuloso e increíble. Una experiencia para vivir. Todo el mundo puso su granito de arena: recetas, materiales, fregado de platos... os digo que fenomenal. Nos reímos lo que no está en los escritos, tiramos fotos, se grabaron videos más que graciosos (casualmente, de mi persona...), comimos como vikingos y lo pasamos excelentemente bien. Un éxito rotundo de crítica, y público según los mails que he recibido hoy. Con deciros que acabamos todos en el yard hasta las 2, pues como que os hacéis una idea del la juerga... y bueno, si veis las fotos, como que también.

Me despido ya por hoy, no sin antes decirles a Repili y a Babs que gracias por venir, por quedaros a vivir conmigo esta semana, por enseñarme Copenhague y por haceros con el espíritu aquí reinante, integrándoos como si fuerais parte del programa. Gracias...

5 comentarios :

Sad Eyes dijo...

Hola Agnes:

¿Cómo vas? Por lo que veo en el blog muy bien! No lo puedo leer todos los días, porque como estoy trabajando con el ordenador todos los días lo último que me apetece es encender el mío cuando llego a casa. Veo que con mucha juerga...¿y las clases? jejejeje.

Yo estoy muy contenta con todo, saqué un notable en la reválida y en el trabajo estoy muy contenta, la gente es estupenda y eso es el paraíso de los Post-it, jejejeje. La verdad es que el jefe que me ha tocado es un encanto, de estas personas que quieren que aprendas un montón y que te da mucha confianza, así que no podía estar más encantada con el trabajo.

Cuando vuelvas tenemos que quedar un día para ver todas las fotos (y alguno más).
Besos,
Clara

Agnes dijo...

Me alegra un montón de que estés disfrutando, si eso es posible, en el trabajo. Espero que te acuerdes de lo mucho que me gustan esos papelillos pegajosos a tu amiga Agnes y le mangues unos cuantos de la oficina...

Es lo menos que puedes hacer

Anónimo dijo...

Hi Inés!!

Como hecho de menos las tierras danesas y los habitantes del "dorm". Por Madrid convivimos con temperaturas que rondan los 40 grados, como de costumbre. Gracias por la invitación a Copenhague y por presentarnos a esa maravillosa cuadrilla de Holger Dansk Veij. Saludos de mi parte para todos ellos y en especial a tí. Por cierto, quiero un reportaje fotográfico completito de tu próxima excursión a Berlín.

UN BESO

Pilar

Anónimo dijo...

Se me olvidaba, he hecho un video del despegue del avión from the Copenhaguen airport. La verdad es que me he contagiado de las reminiscencias asiáticas.

PILAR

Anónimo dijo...

Oye... espero un gran album de tu parte cuando vuelvas de Berlin. Me ha dicho Barbie que
estabas un pelín celosilla xq había escrito a Santi@lacuadrilla. Tu no te
preocupes que mi corazoncito tiene un espacio mayor reservado para tí. Por cierto, cómo van las cosas con Kelvin y Flo? Estás apuntando al target o no?

BESOS Y SEGMENTA BIEN QUE EL MERCADO ESTÁ TURBULENTO

Repili