miércoles, 8 de febrero de 2017

Elena Perminova: Una Cenicienta del s. XXI


La primera vez que vi fotos de sus estilismos, deduje 2 cosas: que sin duda se trataba de una rusa del clan de Miroslava Duma, y que su excentricidad la llevarían lejos. Lo que no fue capaz de deducir, y seguro que vosotros tampoco viendo las imágenes que ilustran este post, es que los comienzos de nuestra protagonista de hoy, Elena Perminova, fueron más que humildes.


Y es que esta rusa con piernas infinitas nació en Siberia en una familia humilde y por circunstancias de la vida - y novio problemático de por medio -  acabó en la cárcel por tráfico de éxtasis a eso de los 16. Quiso el destino que el parlamentario ruso - y ahora archimillonario de las telecomunicaciones - al que su padre pidió ayuda no sólo la rescatara, sino que acabara enamorándose de ella, conviertiéndola en la Cenicienta que hoy es.


Desde siempre, Elena supo sacar el máximo partido a su estilo: empezó tiñéndose el pelo de azul a los 9 y adornando sus baratos vaqueros con pedrería falsa para darles un toque diferente, comprando pieles falsas de colores y un largo etc. que, tiempo después y ayudados por el bolsillo de su marido, y con un gusto innato por lo cool y moderno, la convirtieron en objeto de todas las miradas.


Fue modelo y musa para diseñadores como las chicas de Rodarte, Giambattista Valli, y un largo etc. Y aquello la ayudó desarrollar ojo y arte para mezclar vaqueros sencillos con creaciones de Chanel.


Su seña de identidad, como habréis podido comprobar en las fotos, son los total looks y las botas de mosquetero, que tiene en todos los modelos y colores posibles... incluso las que parecen salidas de un disfraz de super heroína.


Yo la encuentro excesiva, pero supongo que tiene que haber de todo. Me divierten algunos de sus loos más excéntricos, como los que veis en la foto inferior.


¿Qué os parece su estilo? Podéis ver más fotografías en Tumblr


Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de