viernes, 13 de enero de 2017

Fur, fur, fur


Qué me gusta a mí una piel, oigan... ya sean sintéticas o reales (a poder ser sostenibles), me parecen una de las prendas clave del invierno, porque sin duda son los abrigos que más abrigan (valga la redundancia). Así que, viendo que esta semana están bajando las temperaturas, esta tendencia me viene al pelo... y nunca mejor dicho.


Yo de hecho este invierno no me quito una herencia de zorro que me arreglé para modernizarla... me habréis visto con él en mi instagram.


Los abrigos de pieles (ya sean falsas o no) viven su máximo revival este invierno, con un relanzamiento absoluto en forma de nuevos cortes y, sobre todo, nuevos colores. Una de las novedades de este invierno han sido los modelos tipo patchwork, especialmente los de colores arriesgados como las mezclas con rojos y verdes.


¿Dónde los hemos visto?

Los hemos visto rayados en Altuzarra y Fendi, con dibujos geométricos en Salvatore Ferragamo, mezclando pieles en Proenza Schouler y Rodarte, con colores locos como el rosa chicle en Gucci o en verde ácido en Rochas, o azul eléctrico y rojo en Saint Laurent (quién no recuerda el abrigo corazón que ha hecho las delicias de las bloggers)... en definitiva, para todos los gustos y, esta vez de verdad, en todos los colores.


Pero donde ha triunfado de verdad, ha sido en la calle, prueba inequívoca de la democratización del abrigo de piel. Atrás quedaron las aburridas estolas y los cortes antiguos: arriba con los pelos largos, los colores llamativos, los estampados hechos sobre las pieles… ¿con cuál de todos te quedas?


Muero por alguno de los abrigos y chalecos de pelo largo que se ven en las fotos…

Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.

Puedes seguirme también a través de
TWITTER, FACEBOOK, TUMBLR y PINTEREST

No hay comentarios :