miércoles, 30 de noviembre de 2016

5 Sentidos 348 -> London Christmas Edition


Queridos lectores ¡ya estoy de vuelta! y como lo prometido es deuda, aunque no sea lunes, quiero aprovechar para hacer un recopilatorio de 5 Sentidos para contaros cómo ha ido mi viaje... aunque los que me seguís por Instagram habréis ido viendo que lo hemos pasado en grande.

¿Vamos con ello?

Vista

Tengo cientos de fotos, porque Londres es precioso en Navidad. Como dice mi madre, aunque no hay ningñun símbolo estrictamente religioso, por doquier los síntomas de que la Navidad se acerca invaden la vista, y son otra forma de disfrutar la ciudad. Desde los maravillosos escaparates de tiendas (tanto las grandes firmas, como los centros comerciales tipo Selfridges, House of Fraser, o Fortnum & Mason) pasando por los pubs y las mismas calles, Londres respira Navidad y está realmente preciosa.

Así que, con todo esto en mente y la memoria del teléfono a punto de explotar, he creído que los clásicos collages no le iban a hacer justicia a este Londres tan navideño, así que he resumido nuestros 5 días allí en un vídeo de 5 minutos que espero os inspire y guste...



Olfato

Una de las cosas que más me llamó la atención fue cómo olía el hall de las Casas del Parlamento (el Palacio de Westminster o el Big Ben para los amigos) mientras montaban el pino de Navidad... ¡era como si hubieran metido un bosque en la habitación! y eso que es uno de los halls palaciegos más grandes de Europa...

En los países más al norte, diciembre y la Navidad huelen a especies: a jengibre, naranjas, canela... con todas las coronas navideñas desplegadas por la ciudad, era una uténtica delicia entrar en algunas tiendas.

Los mercadillos de alimentación de Londres, huelen sobre todo a curri. Pero también a carne asada, a patatas... a un remix tan variado como la multiculturalidad de la ciudad.

Gusto

Para mí no habría sentido del gusto en esta edición Londinense sin hablar de Borough Market... de verdad, sea invierno o cualquier estación, es parada obligada para los que como yo, disfrutamos comiendo. Mi madre que no estaba muy convencida se enamoró nada más poner un pie en el mercado. Los puestos de comida, los puestos de restauración, las tiendas de dulces... todo merece la pena disfrutarlo probando las delicias que ofrecen.

No se puede disfrutar de Londres tampoco sin probar sus pies en los pubs, regados con una rica cerveza (en nuestro caso, siempre Pirelli), o cualquiera de sus platos preparados típicamente ingleses. En serio que si uno no quiere, no tiene por qué comer mal ni caro.

La bollería en este país está en otra liga...

Tacto

La ilusión de ver todas las preciosas decoraciones navideñas me ha acompalado durante todo el viaje, incrementada por poder vivirlo en un viaje sólo de chicas con mi madre. Me ha encantado poder compartir con ella 5 días en mi ciudad favorita del extranjero. Creo que con ello puedo resumir el sentido del tacto perfectamente.

Oído

Todos los que me conocéis lo suficiente sabéis que me enamora el acento británico, así que 5 días de uso y disfrute han sido música para mis oídos.

Música navideña en todas las tiendas, villancicos clásicos y modernos...

Hoy no os cuelgo vídeo, que ya tenéis el de las fotos...



Puedes seguirme también a través de