viernes, 6 de noviembre de 2015

Para olerte mejor...


Es una de las frustraciones máximas de nuestra rutina de belleza: te has gastado el dineral en hacerte con la fragancia más cool del momento y, sin embargo, a pesar de haberte perfumado a base de bien por la mañana, a eso de las 10… flú flú… voló.

Antes de que te conviertas en la mofeta de los Looney Tunes para amortizar el gasto, vamos a ser prácticos (y eficientes). He aquí 6 truquitos para amortizar tu perfume…

Aplícalo tras la ducha

Las esencias de los perfumes viven mejor en ambientes húmedos, y por eso la piel hidratada es el sitio ideal para ellas. Tras tu ducha, antes de vestirte para salir y comerte el mundo, aplica tu colonia… verás qué bien.

La hidratante es tu aliada

En la línea del consejo anterior, os dire que los perfumes duran más sobre las pieles que no están secas. Asegúrate de que tu piel está bien hidratada (y no sólo para que tu perfume perdure). 
Si lo que quieres es, además, sellar el aroma, puedes aplicar crema hidratante sin olor o vaselina en los puntos clave (atentos al punto siguiente) para sellarlo sobre tu piel.

Conoce tus zonas calientes

Hay vida más allá de las muñecas. La clave es buscar los puntos que generan más calor como la nuca, en la zona interior del codo, el escote o el estómago ¡Aunque no se deben cubrir todas estas zonas de una vez! Otros puntos clave, sobre todo en verano, es la parte trasera de las rodillas y los tobillos.

¡El frotar se va a acabar!

Esa maldita costumbre de echarnos el perfume y luego frotar nuestras muñecas tiene que desaparecer, porque tiene precisamente el efecto contrario al que queremos conseguir: produce una evaporación de algunas de las notas de forma temprana… y eso no nos interesa. 

Tu cepillo es tu aliado

Y es que tu pelo es como un diffusor de fragancia natural, porque el cabello tiene a ser una de las partes que major retiene los olores (¿habéis intentado alguna vez deashaceros del olor de cafetería o de humo sin lavar: Mission Impossible).

Dónde guardes tu perfume, importa

Eso de mantener en un lugar fresco y seco no es un mito, sino una realidad. Puede que te encante ver la botella de tu perfume junto al resto de tu stock de belleza en el baño, pero es el peor sitio donde guardarlo. Al dormitorio con ellos, que ya sabes lo que decía Marilyn…



¿Qué dices? ¿conocías alguno de estos trucos? ¿Algún otro que quieras compartir?


Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de

2 comentarios :

Rebeca Hernández dijo...

¡Qué padre info!

Ines Cruz dijo...

Me alegro que te sirva de ayuda Rebeca.
La verdad es que yo también me sorprendí, y ahora lo sigo a rajatabla