viernes, 30 de octubre de 2015

Recomendaciones de Agnes: Tatel

Foto: Tatel

El primer fin de semana de septiembre mi hermano me llevó a conocer Tatel para celebrar mi cumpleaños, y la verdad es que me encantó la experiencia. Tuvimos suerte porque reservamos pronto, con lo que pudimos disfrutar de bastante tranquilidad durante la comida, ya que luego se puso hasta arriba. ¡Parecer ser que es un éxito de público y crítica enorme!

Supongo que este éxito se debe en parte a los 3 hombres que se encuentran detrás del concepto: Pau Gasol, Enrique Iglesias y Rafael Nadal, cuyo objetivo principal es convertir este restaurante en un abanderado de la Marca España, dando a conocer la excelente calidad de los productos de nuestra tierra.

 TATEL es una voluntad. Es el brillante reto de conquistar el corazón
de las ciudades más importantes del mundo con el España de ahora."
Nino Redruello. Director Gastronomico TATEL junto a Patxi Zumarraga

Lo primero que me impresionó fue la decoración del local, diferentes ambientes bajo un denominador común: un estilo de decoración masculina y acogedora donde las maderas, los cueros y los metales son los protagonistas. Si hubiera que ponerle una pega, sería el tema de la luz. Aunque las luces indirectas de algunas áreas le dan un aspecto muy cool al local, en alguna zona (como en la que comimos nosotros) hubiera sido genial no tener que intuir la carta debido a la oscuridad... de ahí a que las fotos sean tan oscuras.


La comida, increíble. Me gusta que los restaurantes de cierto precio tengan la decencia de invitarte a un aperitivo, y en Tatel lo hacen con mucho estilo y originalidad: tomates frescos, pan, aceites propios y un pate de caza con un sabor distinto pero buenísimo.


A continuación nosotros nos inclinamos directamente por pedir el plato principal. Mi hermano escogió el Entrecotte Nacional a la parrilla fileteado (25€), y yo Ravioli meloso de pichón y foie (19€) - me pareció divertido, con eso de que yo llamo "pichoncito" a todo el mundo - y la verdad es que nos encantó. La carne era de una calidad excepcional, y mis raviolis estaban increíbles. Mi hermano al probarlos asintió sorprendido que le parecía súper original... la verdad es que la mezcla de sabores y de texturas (la del foie, el mega-ravioli y la carne de pichón) le dan al plato mucha personalidad.


Con nuestros platos y los de los vecinos, pudimos comprobar dos características muy personales del restaurante: por un lado, el hecho de que hagan partícipes a los comensales de la elaboración y los ingredientes de cada plato; y por otro el hecho de que muchas recetas se terminan en la mesa, para resaltar la frescura de los productos. Nosotros pudimos ver cómo preparaban un mega-escalope de ternera (Milanesa de ternera “SAN ROMAN” con huevo y trufa, 21€), o el Pulpo a la brasa con patata y mojo rojo (15€).


Aunque todos los postres tenían bastante buena pinta, mi hermano quiso que probáramos la Tarta brutal de chocolate (5€), que es, literalmente, brutal, y a la que acompaña una bola de helado de vainilla. Como todos los platos que probamos (y vimos), las raciones son más que generosas, con lo que los precios son adecuados en relación calidad-precio.


Al final de la comida, nos pidieron rellenar una encuesta con el propósito de seguir mejorando, algo que tampoco es usual en los restaurantes de hoy en día, pero que debería ser imprescindible.

Así que, en definitiva, nos gustó mucho el restaurante y seguro que repito alguna otra vez.


Podéis ver la carta completa  aquí

CONTACTO
Paseo de la Castellana 36-38. 
28046 Madrid 
Tfno.: 91 172 18 41 
Horarios:
12 a 2.00 de domingo a jueves
12 a 2.30 viernes y sábado



Puedes seguirme también a través de