miércoles, 18 de marzo de 2015

1, 2, 3 Essie Spa! una manicura caída del cielo


Ayer tuve la oportunidad d disfrutar de un tratamiento de Spa en el salón de Essie en Madrid, 20+3 Essie, que está en el número 23 de la calle Sagasta. Venía comentando con una amiga en el coche lo mucho que necesitábamos un masaje tailandés o algo (llevamos 3 semanas de espanto), y resultó que fuimos a caer en el lugar perfecto.


Siempre me tratan genial en 20+3 Essie, las chicas son geniales y súper perfeccionistas. Además, el entorno acompaña. De líneas blancas y limpias, como los botes de sus esmaltes, y pequeños puntos de color en los sofás y otros detalles de la decoración lo convierten en un pequeño rinconcito de cielo donde desconectar de las prisas de Madrid.

Pero dejarme que os cuente el tratamiento, porque es fantástico y súper recomendable… 1, 2, 3 Spa!

Para comenzar y dejar preparadas las manos, me quitaron los restos de esmalte y limaron y cortaron las uñas a mi gusto. Siempre procuro no llevarlas muy largas y cuadradas para que no me moleste al escribir en el ordenador, y me las dejaron perfectas. El siguiente paso fue hacer lo propio con las cutículas.  


Me esperaba a mi lado una vacinita para empezar con la siguiente parte del tratamiento, limpiar y exfoliar. Después de sumergir las manos en agua tibia, mi manicurista me dio un masaje exfoliante con el Starter scrub,  hecho a base de aloe vera (que regenera nuestra piel) y muffa molida (una esponja natural). Se trata de un masaje que se te hacen con movimientos circulares y enérgicos durante un par de minutos tras los cuales mis brazos estaban mucho más relajados y suaves. ¡Justo lo que necesitaba!


El siguiente paso, según me comentaban, es importantísimo, porque tras acabar con las células muertas es importante re-hidratar la piel bien. La mascarilla que utilizaron, Essie Smooth Attraction, es una pasada. Tiene una textura de gel con aspecto de hielo y está hecha a base de vitamina E y extractos botánicos, dejándote las manos frescas. Después de unos 10 minutos con ella puesta, te limpian las manos con una toallita mojada en agua tibia. Las cutículas también reciben su premio: un masaje con el aceite Apricot Cuticle Oil, que se aplica en el contorno de la uña y masajea para dejarla hidratada, nutrida y suave, ablandando las cutículas para que sean más fáciles de retirar. Me dicen que usarlo con frecuencia ayuda no sólo con las cutículas, sino con los molestos padrastros.

Para terminar la fase de hidratación y el spa previo a la manicura, de nuevo recibes un fantástico masaje con la crema Mani Mani Many, que tiene una textura muy ligera, nada pringosa (que es una cosa que a mí me pone muy nerviosa). Lleva cilantro, que aporta un efecto tensor, descongestionante, antioxidante, antienvejecimiento y cicatrizante (madre mía, todo termina en ante)… fue uno de mis momentos favoritos del spa… ¡qué me gusta a mí un masaje!


Y ahora, para acabar, la manicura en sí. Parte del tratamiento consiste en que las manicuristas te hagan un pequeño diagnóstico de tus uñas, en mi caso, quebradizas y blandas… de esa manera, escogen la base que mejor te conviene para que el color te dure más, y para que tus manos vayan progresivamente mejorando su aspecto. En mi caso, Grow Stronger (Con vitamina E, Gingko Biloba).


El color que escogí para mi manicura pertenece a la nueva colección #FlowerBombing (a ver si puedo hablaros de ella en breve, porque además están de concurso en su perfil de Instagram), se llama #Flowerista, y es un púrpura intenso que queda genial ¿no os parece? Para garantizar que me dura y que mi manicura tiene todo el brillo, terminaron sellando el color con la base All in one.

Como podéis ver, una pasada de tratamiento… me fui más feliz que una perdiz a mi casa con las manos re-hidratadas y suaves. Un tratamiento que hacerse de vez en cuando para mimarnos como nos merecemos.



Algunas de lasas fotografías no me pertenecen. Not all images are mine.


Puedes seguirme también a través de

No hay comentarios :