viernes, 30 de mayo de 2014

Los estampados éticos de Stella Jean


Hace poco y por casualidad conocí el trabajo de esta artista del estampado que hoy os presento: Stella Jean. Me enamoré de una fotografía de su última colección, y no paré hasta encontrar más y saber de dónde había salido semejante chorro de creatividad


Muchos la denominan ya como la última estrella en llegar al firmamento fashion (Suzy Menkes se encuentra entre sus grandes admiradoras), sea como fuere, esta diseñadora y exmodelo con ascendencia italo-haitiana, tiene algo, algo muy especial que contar con su ropa.


Su ascensión a los cielos fashion comenzó en 2011, cuando ganó el prestigioso concurso Who’s On Next, organizado por el Vogue Italia, y desde entonces, grandes como Armani han querido apoyar su trabajo.


Las claves de sus diseños son 3: coloridos despampanantes, estampados arriesgados y figuras muy femeninas inspiradas casi siempre en las estampas de los 50-60. Además, muchas de las materias primas que utiliza son también éticas, colaborando con mujeres de los países más pobres de todo el mundo. Algo que Suzy Menkes calificaba de la siguiente manera después de uno de sus últimos desfiles “La inusual etnicidad  así como su deseo de hacer prendas éticas hacen de la colorista propuesta de Stella Jean tan bonita por dentro como por fuera”.


Ganar Who’s On Next no solo le dotó del apoyo económico necesario para seguir adelante con su sueño, sino también la base para un negocio sólido. Tanto Alta Roma como Vogue le ayudaron a entender y manejar el proceso de compra y puesta a la venta de una colección, una formación de la que carecía hasta el momento.


En sus colecciones trata de dotar de una personalidad única a las prendas, y retroalimenta su carácter étnico no sólo con su herencia mixta, sino también gracias a proyectos de las Naciones Unidas para mujeres por todo el mundo (India, Mongolia y América Latina están entre los países presentes de sus próximas colecciones), aunque sus prendas se confeccionen en Italia. 



A mí no me cabe ninguna duda de que será algo grande, por su propuesta no sólo distinta, sino ética. Mientras me imagino comprando alguna de sus maravillosas prendas, me imagino luciendo alguno de sus estrafalarios looks de sus divertidos lookbook que adornan este post, que aunque excesivos, funcionan de una manera extraña y fantástica a la vez.


Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de