viernes, 11 de abril de 2014

Join the fold: Be pretty in your pleats


Los hemos visto metálicos en los desfiles de  Haider Ackermann, Proenza Schouler and Dries Van Noten; delicados en Dior, asimétricos en Bottega Veneta y etéreos en Chloé, así que parece fuera de toda duda que son una de las claves de esta primavera verano (podéis verlos todos en este album).


Los plisados son una de esas cosas que se asocian a looks más antiguos, a uniformes rígidos y nada favorecedores, pero eso es cosa del pasado: esta primavera los plisados diluyen, flotan, se colorean y en manos de tejidos más finos como el chiffon, las sedas y demás ligerezas… triunfan.



Una de las razones por las que nos hemos enamorado de ellas es su versatilidad, porque son de ese club maravilloso que se conoce como el fondo de armario: van con todo y para cualquier ocasión y, si encuentras la tuya, te servirá para siempre.

Para looks relajados, van muy bien con jerseys e incluso sudaderas, y cuando el calor apriete, cualquier camiseta combinará a la perfección.



Si buscas un estilo más formal, entonces la blusa es la respuesta, y para momentos de fresco, con un blazer o ligera chaqueta de punto acertarás seguro. No le hacen ascos ni siquiera a prendas más punk: las chaquetas de cuero les dan mucho rollo y son una apuesta segura también.



Pero ojo, no es oro todo lo que reluce: si te pasa como a mí y eres de cadera ancha, mantente alejada de las versiones más cortas, porque los pliegues no harán más que dar más volumen. Apuesta por algún modelo ligeramente más largo, y juega con el efecto óptico que te darán los pliegues, alargando tu figura.


Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de

2 comentarios :

Dianne Tho dijo...

tengo que hacerme con una falda del estilo sí o sí :D
diannetho.blogspot.com.es

Ines Cruz dijo...

son geniales