miércoles, 4 de diciembre de 2013

On the fourth day of Christmas my true love sent to me... Fantastic music for my ears

No podíamos dejar esta lista coja en lo que a música se refiere, sobre todo teniendo en cuenta que cada semana os hacemos una propuesta musical en los 5 Senses Mondays. En esta ocasión, y como homenaje a la última visita del artista a Madrid a finales de Noviembre, nuestro amor ha tenido a bien traernos el monumental último disco de Jamie Cullum, Momentum.


Sigo a Jamie Cullum desde que hace años lo escuchara por primera vez en directo y me enamorara de su punto canalla, allá por los tiempos en que este blog nacía, y nunca me ha decepcionado. Cuando hace unos meses asistía a su concierto (donde nos obsequió con algún que otro adelanto de este disco), las ganas por escucharlo al completo me comían… hacía mucho tiempo que no estaba tan entusiasmada por un lanzamiento musical.

Aquella primera sensación en aquel concierto de Copenhague que invadió mi cuerpo haciéndome tararear canciones que no conocía y llenarme de energía fue precisamente la misma que sentí con la primera escucha rápida del disco mientras caminaba con paso rápido por el metro. Si alguno de vosotros necesita una buena canción para levantarse por la mañana en movimiento, sintiéndose lleno de energía y con ganas de comerse el mundo, entonces programaros The Same Things… un subidón con mayúsculas en que al artista se le va la pinza y entre silbidos y las percusiones de Brad Webb consigue atraparte sin que te des cuenta. En la misma línea, y parte de mi Top 5 del disco, está When I Get Famous… una canción que Jamie interpretó en el concierto y que nos tuvo a todos dando brincos como locos, poseídos por la energía de una letra irreverente en la que el artista hace guiños a cómo te cambia la vida cuando la fama golpea a tu puerta… 

"When I'm looking from the top
You're love seems smaller
Ain't that what all us humans want 
To stand that little bit taller."

Otra de las canciones a tener en cuenta y en la misma línea de la anterior es Take Me Out (Of Myself), temazo marca de la casa (por lo de la locura transitoria) y que interpretó en el directo, haciendo las delicias de los allí presentes; o la ya conocida gracias a un spot de una marca de cervezas nacional Everything You Didn't Do, que muchos califican de lo mejor de su discografía, aunque yo tampoco la vea tan redonda pese a que me guste. Supongo que tiene que ver con el hecho de que, después de escucharla cada tanto, pierde su frescura, aunque su letra sea una reflexión bastante trascendental sobre cómo envejecemos, y echando la vista atrás, nos arrepentimos de lo que no hicimos en su momento.

Otra de mis favoritas del disco, sin ninguna duda, es una de esas maravillas en las que Jamie se pone en plan crooner y, con voz rota y su piano, canta al más puro estilo del Chicago de los 30: Comes love

Para los que buscáis una mezcla mucho más “agresiva”, tenéis que pasar directamente a la canción Edge of Something: hay tambores, estruendosas notas de piano, increíbles cuerdas y detalles de percusión que harán las delicias de cualquier oído.

Pero si por el contrario eres más de baladas y quieres escuchar el lado más romántico de Cullum, entonces Save your soul es vuestra canción.

De las 12 canciones del disco, las dos restantes son las únicas que no son originales, y que curiosamente son las más lentas del disco. Una de ellas es Love for Sale, que tiene un punto triste que se rompe de forma brutal (y espantosa, para mi gusto) con un rap de Roots Manuva, que, francamente, podrían haberse ahorrado… la otra versión no original del disco, una melodía lenta que nos cautivó a todos en concierto cuando Jamie la cantó con voz desgarrada y sólo el piano como acompañamiento, es Pure Imagination.

Os dejo con un sampler del disco... ¡que lo disfrutéis!

Seguid el hashtag #12daysofXmas para conocer el regalo más trendy que os proponemos cada día.

No hay comentarios :