miércoles, 30 de octubre de 2013

#Emprendedores: Polarité


El miércoles pasado os contaba la historia de The Suitcase, una maleta llena de cosas bonitas con aires vintage que conocí a través de Marta y su marca POLARITÉ a quien me gustaría dedicar unas líneas hoy.

Marta es la esencia que hay detrás de POLARITÉ desde hace 4 años, una marca que empezó como un hobbie para acabar convirtiéndose en su trabajo y su pasión. Hace unos meses que definitivamente lo dejó todo para dedicarse en cuerpo y alma a su marca, desarrollar su ilustraciones, y crear sin parar… y a la vista de lo que me contaba durante nuestro té, ha sido una apuesta segura, porque está viendo cómo despegan sus creaciones.


Lo que más me impresiona y admiro de Marta es que su base es autodidacta. Más allá de las ilustraciones que la enseñaron a hacer de pequeña (como a todos nosotros) en el colegio y en las clases del barrio, todo lo que sale de sus pinceles y pinturas le viene de dentro. Comentábamos las dos que es precisamente por esto que ambas valoramos tanto que haya trabajos que hagan que explote la creatividad, que te motive (a ti a comprarlo y al artista a hacerlo), y que el artista pueda soñar para alguien que previamente se ha ilusionado con algo que es innato y procede única y exclusivamente de la pasión.


Hace cosa de un año Marta, que todavía compaginaba su vena artística con “un trabajo gris” – como lo llaman muchos - empezó a investigar y “a dejar fluir los lápices de nuevo”. Me comentaba cómo se puso a trastear con el ordenador, invirtió en una tableta gráfica (que doy fe que da muchas posibilidades, incluso para la gente que como yo pintamos por hobbie), y poco a poco se ha ido convirtiendo en su soporte habitual de trabajo. ¿Y no es precisamente esto emprender? Usar tu creatividad, explotar las nuevas tecnologías y presentar algo al mundo que llene un hueco vacío hasta entonces.


La máxima de Marta es “intentar expresar y hacer tangibles en el día a día aquellas imágenes y personajes que creo”. Basándose en ella, POLARITÉ es una forma de crear pequeñas piezas y prendas de arte que puedas llevar contigo, y me comentaba que no hay nada más bonito ni gratificante que “sentir que gente a la que no conoces le llega tu trabajo, y quiere que le acompañe. Bien sea tomando un café, vistiéndose, ocupando un trocito de pared de su hogar…



Marta, sobre todo, ilustra. Preciosos dibujos que brotan de su cabeza y echan a volar en forma de románticas fantasías con cierta inspiración en la naturaleza. El pajarillo es una de sus más famosas. Pero también hace diseño gráfico para eventos, decora en telas (camisetas, cojines... ¡lo que se os ocurra!), hace preciosas y preciosistas piezas de bisutería con materiales reciclados y un largo etcétera que, como suele pasar en las mentes creativas y emprendedoras, no tiene fin.



Lo que me encanta de todos sus proyectos son los numerosos detalles, así como el aire romántico que dota a todas sus piezas, así como unas ganas infinitas de ser versátil. Podéis ver imágenes y ejemplos de todas las piezas en su web, que os recomiendo que visitéis.


Yo puedo decir que soy la de café gracias al conjunto de plato y taza que se han hecho de alguna forma conocidos a través de instagram, y espero que pronto vosotros seáis parte de esta frase con la que despido el proyecto de Marta en este post.


A POLARITÉ podéis seguirla a través de muchos soportes:

No hay comentarios :