domingo, 25 de agosto de 2013

Devil may care... El armario de Dita Von Teese


Aunque pueda parecer artificial y a muchos no les guste su estilo, lo cierto es que Dita Von Teese no deja indiferente a nadie, ya sea en su uniforme de trabajo como stripper bourlesque, o vestida para viajar en un aeropuerto. Ella vive, respira y luce como una belleza de la década de los 40, y ha resucitado el fabuloso estilo y encanto del Hollywood antiguo, basado en el cuidado del detalle las 24hrs del día. Si tuviéramos que definirla con 3 palabras, serían seducción, estilo y burlesque.


Más allá de sus referencias pin up (que las tiene, y muchas, pues al fin y al cabo son su seña de identidad), lo cierto es que la tención al detalle, su meticulosidad a la hora de vestir y maquillarse, y un obvio sentido del estilo, la convierten en un icono de la moda a la que muchas (como Katy Perry) aspiran, aunque sólo sea por el aura de allure que desprende tras su paso.


 Su armario está lleno de prendas de sus diseñadores favoritos (John Galliano, Jean-Paul Gaultier, Elie Saab y Moschino, entre otros), y prendas vintage que encuentra en tiendas en Los Ángeles y Santa Mónica, aunque si hay algo que o tiene cabida en él, son sin duda los vaqueros.


El punto clave de sus looks es la feminidad que consigue a través con vestidos ajustados que marquen la figura (pero sin vulgarizarla), los cortes sirena, las faldas tubo y las faldas con vuelo.


Para ella un look imprescindible es un vestidito ajustado negro, elegante y sexy, con el que muestres la cantidad de piel necesaria. En su opinión, tiene que ser algo que, según la ocasión, puedas utilizar tanto para seducir como para llevar en una cita algo más informal, y para ello la clave es el equilibrio: si enseñas escote tienes que llevar faldas más largas.


Una de sus prendas favoritas son los abrigos, en los que confiesa invertir sin mirar la etiqueta. 


La lencería también es parte importante de su vestuario, yo incluso diría que gracias a ella los corsés y ligueros vuelven a estar de moda. 


En cuanto a los accesorios, si se le pregunta ella da prioridad a los zapatos sobre los bolsos e incluso los tocados (con los que también solemos verla muy a menudo). Sobre todo una zapatos peeptoe (Louboutin es su marca favorita), aunque alguna vez se la ve con bailarinas. Shoes first. En cualquier de los casos, la calidad para ella es fundamental. Ni  los crocs ni las UGG, que asocia con looks de universitarios surferos, tienen cabida en su zapatero.



Su tremenda atención al detalle también llega a sus rutinas de belleza, hasta tal punto que son muchos los que desconocen que su color de pelo natural es el rubio (utiliza el color “Bluest black” de Garnier). Nunca se la ve con los labios sin pintar (sus colores fetiche son Yves Saint Laurent ROUGE PUR #1. y Guerlain calledExcess Du Rouge, aunque también se la ha visto con algún fucsia intenso o corales en verano) y da gran importancia a sus cejas, que cuida con esmero a diario.


¿Qué os parece su estilo?

1 comentario :

Marina Gonzalez dijo...

Me encanta el estilo de esta mujer, desde que se casó con Manson(Y posterior divorcio) me fijo en sus vestidos y maquillaje, es espectacular