miércoles, 24 de abril de 2013

These shoes are made for walking (In their shoes II)

Como ya os contaba la semana pasada en este post, una de mis lecturas de cabecera es BoF, de donde obtuve la inspiración para escribir estas dos entregas sobre zapateros prodigiosos, como un claro ejemplo de que 1) todos los grandes proyectos empezaron con un emprendedor apasionado detrás y 2) la moda es un gran negocio.

Si bien la semana pasada hacía hincapié en los nombres más conocidos, ésta hablaremos de nombres que seguro sonarán mucho y que ya se están haciendo un hueco en las zapaterías y zapateros más prestigiosos. 

Alexandre Birman, Brasil
El negocio zapatero corre por las ventas de este diseñador que, literalmente, se crió en una fábrica de zapatos, pues su padre fue el creador de la compañía zapatera Arezzo & Co. Y de la que ahora él es el vicepresidente. Sin embargo Birman, no quiso quedarse ahí, y en 2008 fundó su propia línea de zapatos para mujer, a la que confiere un sabor exótico y diferente a través de pieles como la pitón, pero que sin embargo, no busca llevar al extremismo. Algo debe estar haciendo bien cuando sus diseños se venden en grandes distribuidores como Selfridges en Londres, Printemps en Paris, y Net-a-Porter, y con perspectivas muy reales de abrir un showroom en NY.


Gianvito Rossi, Milan
Otro diseñador de zapatos desde la cuna, pues ayudaba a su padre (Sergio Rossi) con el negocio, Gianvito decidió independizarse y montar su propia firma en 2006. Sus zapatos (como todos los italianos que se precien) son sensuales, estilizados e incorporan una serie de detalles que, si bien no son demasiado exagerados, les confieren personalidad. Pero sin duda, lo que más le preocupa al diseñador es conseguir unos zapatos favorecedores que no machaquen los pies, algo que las consumidoras han captado de inmediato a la vista de las ventas y del creciente número de tiendas que tiene distribuidas en Hong Kong, Milán  y París.


Edgardo Osorio: Aquazzura, Florencia
Puede que, en téminos de tiempo (creó su firma en 2011), éste sea el “chico Nuevo del barrio”, pero lo cierto es que Edgardo Osorio lleva trabajando en la industria de la zapatería desde tiempo atrás (10 años entre Ferragamo y Cavalli, sin ir más lejos). ten years working for the likes of Salvatore Ferragamo and Roberto Cavalli. Dice que sus precios son acesibles (por debajo de los 1.000€…), porque afirma que él es donde ve que está el nicho: allá donde los zapatos de tacones y plataformas imposibles, de precios inalcanzables no llegan, un lugar en donde las piernas de la mujer, y sobre todo, lo confortables que los zapatos sean, importan. Y para demostrar su teoría, Osorio ha creado el zapato ideal “Sexy Thing”, una sandalia que él describe como una slipper sobre un tacón. Sus zapatos son sexys, pero cómodos, y aunque incluyen ciertos detalles que los dotan de personalidad única (como la piña en el zapato “Piña colada” o pieles de pitón metalizadas), el confort es lo que realmente le trae de cabeza.


No hay comentarios :