sábado, 16 de marzo de 2013

Aviso de tendencia: Enjauladas

Ya os comenté la semana pasada que, teniendo en cuenta el comienzo de la época de eventos de postín, tenía pensado aprovechar los "Avisos de tendencia" para hablaros de cosas que os puedan servir. Pues bien, hoy le toca el turno a los Tocados Jaula.


Para las menos familiarizadas con estos términos de sombrerería, un Tocado Jaula es un tocado que lleva incorporado un velo de redecilla, normalmente de las de cuadro gordo, que cubre al menos hasta la mitad de la cara. Como el que llevó Carlota Casighari en la boda de su tío y que todos recordaréis.


Por este motivo es normalmente conocido por el apelativo de "tocado con redecilla" y en los dos últimos años ha vuelto con fuerzas renovadas como una propuesta muy interesante y femenina para adornar nuestras cabezas, con toda esta furia vintage que nos invade por todas partes. En el caso los tocados jaula, podríamos decir que tuvieron su época dorada durante los años 50-60, cuando las mujeres lo utilizaban como una forma elegante y en cierto modo, recatada, de seducir, cubriendo en parte la mirada. 



Los velos jaula pueden encontrarse de manera "oficial" en tres medidas principalmente:

  • 22-23cm: Taparán sobre todo el pelo, pero casi nada de la cara. Se utilizan normalmente con broches pequeños que se ponen lateralmente. Lo divertido es ponérselos ligeramente ladeados.
  • 30cm: Como suele pasar, en el término medio está la virtud, y por eso quizás esta sea la manera más común de llevar este tocado, pues sus medidas hacen que llegue más o menos hasta la nariz, permitiendo una mayor comodidad para comer o beber... También permiten una gran variedad de usos, desde diademas (como en el caso de Carlota) pero también en tocados ligeros, cintas anchas, casquetes...
  • 45cm: Son los de mayor longitud, y cubren toda la cara (e incluso más allá, en algunos casos menos comunes). Lo normal es llevarlos ligeramente ladeados surgiendo de un punto lateral. Es importante considerar el cómo quedarán una vez retirados hacia atrás, porque si los llevas a algún evento en el que requieras el uso de la boca, pues tendrás que apartarlo.


Con la modernización de este tocado ha venido también la posibilidad de variarlo hasta el infinito y más allá  y si bien es cierto en sus comienzos era en negro o crudo, ahora puede encontrarse en todos los colores posibles, siendo el verde uno de los más utilizados. También pueden encontrarse con la clásica bolita de terciopelo en diferentes tamaños, así con incrustaciones entre la red de piedrecitas, que le dan un toque más de lujo si cabe.


Los tocados jaula, además, se están convirtiendo en una nueva posibilidad a explorar por las novias, ya que cada vez con más las que recurren a ellos como alternativa al velo, que parece estar un poco de capa caída. La versatilidad y comodidad de esta propuesta lo hacen idean para llevar un velo de forma cómoda, y poder también personalizarlo.


Como veis, es una opción divertida y versátil a tener en cuenta si queréis darle un toque distintivo a vuestro look.

Las imágenes las he obtenido principalmente de tumblr y pinterest.

1 comentario :

MDS* dijo...

Me gustan! Y mira que yo soy de adornar poco mi cabeza...
;)