martes, 25 de diciembre de 2012

¡¡Feliz Navidad a todos!!

Qué maravilloso es que los niños llenen la casa en Navidad con su alegría, su inocencia y sus travesuras, pero sobre todo con su cariño. Nos hacen recordar las cosas tristes (como las ausencias de los seres más queridos) de otra manera, arrinconando a la tristeza y sustituyéndola por sonrisas que no son de olvido, pero sí de seguir adelante.

Es tradicional en mí intentar por todos los medios conseguir una foto con todos los locos bajitos de mi familia (que cada vez son menos bajitos y más personas, toda hay que decirlo) y aunque me falte uno (de hoy no te libras, corazón), quiero felicitaros la Navidad con dicha fotografía.


Otra de las tradiciones de mi casa, y ya que somos anfitriones en Nochebuena, es la de poner cada año la mesa de diferente y original forma. Si el año pasado fue el mantel de crisis hecho con papeles de periódico, este año hemos querido seguir con la temática utilizando papel marrón para envolver, pero customizado. ¿Qué os parece el resultado?


Os voy a guiar paso a paso para que si queréis, podáis hacerlo también vosotros porque es facilísimo.




MATERIALES
  • Papel marrón
  • Rotuladores plata y oro (o del color que queráis hacer los lunares)
  • Cinta para envolver
  • Elementos decorativos
ELABORACIÓN

Lo primero es extender el papel marrón sobre la mesa que vais a decorar, poniendo debajo otro en color lo más neutro posible para que si algo se vierte, no sea el mayor de los estropicios. 

A continuación con los rotuladores vamos pintando lunares por el mantel. Como el color oro era el que menos destacaba, yo escogí hacer más lunares en plata y luego aleatoriamente hacer unos más grandes en dorado.

Escoger unos bajo platos que vayan con la temática. En nuestro caso, unos dorados muy chulos que teníamos. Ahora los venden en muchos sitios de plástico en diferentes formas (tanto redondos como en figuras más angulosas) y quedan estupendos también (nosotros tenemos unos en azul que usamos muchísimo). 

Encima se pone "el paquete de platos". Aquí tenéis que poner todas vuestra maña. Conociendo el menú y los platos que vais a usar, coger "la montaña" de cada comensal y con la cinta de envolver, hacerle la típica moña de 4 lados como la que veis en la foto. Procurar que quede bien tirante para que no se mueva, que si no hace muy feo.


El resto de la decoración de la mesa va en gustos, pero lo ideal es jugar con cosas que tengáis por casa. Nuestro centro de mesa normalmente va con una vela roja, pero poniendo una en blanco y añadiéndole unas piñas en plata y oro, cambia radicalmente. Decidí ponerlo sobre papel de seda del de envolver en color blanco para que contrastara con el resto y para que resaltara la vajilla, y la verdad es que es una solución muy tonta que le dio un toque ideal.


Luego esparcimos unas pequeñas estrellas de madera que teníamos por los huecos que quedaban y voilá! tenemos una mesa sofisticada sin hacer apenas gasto.



2 comentarios :

MásQueRopa dijo...

feliiiz navidad!!!

Deco and Living dijo...

Ideal Inés! a ver si un año nos invitas ;) Un besote