miércoles, 26 de septiembre de 2012

DIY: Chains and Flowers

Hacía ya mucho tiempo que no publicaba un DIY... he estado un poco parada con este tema, a pesar de que sigo recogiendo ideas e inspiraciones.

El que os voy a enseñar hoy es técnicamente un arreglo (se ha corrido la voz en la oficina de que soy mañosa y me gusta, y me salen encargos por todos lados), pero como el collar estaba bastante destrozado, he tenido que montarlo desde el principio.

¿Empezamos?

MATERIALES
  • Un broche
  • Unos 20-30 cm de cadena (depende del largo que queráis en el collar) En este caso hemos escogido una cadena de aspecto envejecido, que va muy a tono con el rollo del collar.
  • 3 flores de piedra... lo ideal es que sean figuras planas, para que queden bien pegadas a la piel y no abulten ni pesen demasiado.
  • 14 bolitas de un color que contraste con las flores (blanco en nuestro caso), 7 para cada lado del collar.
  • Hilo de pesca


ELABORACIÓN

Lo primero de todo es cortar un trozo de hilo de pesca de largo cuádruple: 4 veces la longitud que vayamos a utilizar. Al tratarse de piedras, las flores son bastante pesadas, y no queremos que se nos dé de sí o se nos rompa a la primera de cambio.

Lo siguiente es atar uno de los cabos a la cadena.


Una vez hecho un buen nudo resistente, empezamos a meter las 7 bolitas. Podéis optar por hacer un nudo al final de la tira de bolas, para asegurar... pero no es estrictamente necesario.


Ahora le toca el turno a las flores de piedra y, a continuación, metemos las 7 bolas blancas restantes. ¡Ya os había advertido que este modelo de collar es tremendamente fácil!


Atamos el cabo final al otro extremo de la cadena para "cerrar el círculo". Como hemos cortado el doble de hilo de pesca, ahora nos sobrará algo más de la distancia que necesitamos recorrer de vuelta. Anudamos fuertemente a la cadena, y emprendemos el recorrido hacia el otro lado.


Así conseguiremos cuadruplicar la resistencia del collar. Cuando lleguemos al final, volvemos a anudar a la cadena y el hilo que sobre, lo metemos entre las bolas blancas, haciendo un nudo donde se nos acabe y escondiendo los cabos que sobren entre las bolas siguientes. Una buena idea es la de poner un poco de cola de la que luego se vuelve transparente en donde anudamos el hilo con la cadena, para garantizar que no se suelte.

Y... ¡tachán! tenemos nuestro collar listo.


Queda muy bonito ¿verdad? y al ser tan sencillo podremos combinarlo con muchas cosas.

Espero que os haya gustado y, sobre todo, resultado fácil de hacer. Si tenéis ideas que queráis que pruebe o cosas que no sepáis hacer, no dudéis en comentármelo e intentaré hacer un manual sencillo. ¡Espero vuestros comentarios!

1 comentario :

Martina dijo...

Que bonito te ha quedado!Ya he visto en directo alguno de tus collares y la verdad es que no me extraña que te salgan tantos encargos en la oficina!