martes, 15 de mayo de 2012

Postales típicas desde Bruselas...

Como lo prometido es deuda, y porque me encanta la fotografía, aprovecho que es un día de fiesta para publicaros algunas de las fotos que hice en mi viaje a Bruselas, capital europea por excelencia. Tendréis también un post con mis Postales Atípicas de la ciudad, porque no todo van a ser monumentos, ¿no? 


Bruselas es una ciudad muy manejable, tanto, que su tamaño es comparable al de ciudades Españolas como Valencia o Sevilla. Su centro histórico tiene forma de pentágono, y entre otras muchas formas, puede dividirse en la ciudad alta y baja, que forma la mayor parte del centro. 

 

La Grand-Place (Patrimonio de la Humanidad desde 1988) es una de las zonas más épicas de la ciudad, y está gobernada por el  Hotel de Ville (S.XVI), que actualmente hace las veces de ayuntamiento. La Grand-Place es una de las plazas mejor conservadas de la época, y se dice que una de las plaza más bella de Europa.


Lo cierto es que con el trabajo de sus fachadas, sus repujados... y si se tiene suerte como en mi caso y se vez con el sol brillando, el espectáculo es fantástico. Los edificios que rodean la plaza pertenecían a los distintos gremios que había en la ciudad, y es por ello que cada uno muestra los símbolos clásicos representativos de todos ellos.



¿Le veis alguna tara a este edificio?


El centro de la ciudad es conocido por sus edificios de estilo flamenco, además del enorme Palacio de Justicia de estilo neobarroco y particularmente las casas del estilo Art Nouveau realizados por el arquitecto Victor Horta.

 

Otras de las atracciones clave de la ciudad es el Manneken Pis, que como todos seguro sabéis es una fuente de bronce de un pequeño niño haciendo pis. Con muchas versiones sobre cuál es la verdadera historia que se dio lugar a este pequeño monumento, lo cierto es que ahora es casi más conocido por sus disfraces que por otra cosa. El Niño que mea, como lo pienso llamar a partir de ahora, es más bien pezqueñito, pero ya se han encargado las chocolaterías de alrededor de hacerle homenajes varios de mucho mayor tamaño y... mucho más apetitosos. Deciros que si queréis comeros en Bruselas un gofre... éste es el sitio. ¡Doy fe!


No hay comentarios :