miércoles, 2 de noviembre de 2011

Furia de color

El otro día, paseando por la calle Serrano, quedé fascinada ante la explosión de estampado de pata de gallo del escaparate de Ferragamo, aunque aún lo quedé más al comprobar que dicho estampado no se limitaba sólo a la ropa, sino que había traspasado las fronteras del tejido para instalarse también ¡¡en las suelas de sus zapatos!!

[Inés_Cruz]
Fascinante ¿verdad? y muy original y difícil también, pero no por ello menos interesante (ya me veo yo con unos leggins gorditos negros y una camisa blanca taconeando por los nuevos baldosines de Serrano...), ¿serán capaces de patentarlo como nuestro querido Louboutin?


Porque no nos engañemos... la idea es atractiva: que se conozcan tus zapatos por su suela. Tanto es así, que no han sido los primeros (con el permiso de Louboutin), ni los últimos en customizar una suela, y si no que se lo digan al fuxia que adorna los zapatos de Mascaró... (color que se ha trasladado también al forro de los zapatos).


Lo que me lleva irremediablemente al conflicto Loubotin/YSL sobre este tema... ¿Qué pensáis? lo cierto es que yo estoy con el zapatero en este caso... para eso se le ocurrió la idea en 2008 y la patentó, y es a través de esta idea que sus zapatos son tan cotizados y deseados por todas. 

Y es que... las marcas son también los colores que las representan: "Un color es algo más que un conjunto de pigmentos. Para una firma del lujo, su color emblemático encierra todo un mundo de sensaciones asociado a su historia de excelencia, a su trabajo artesanal y exquisito. Y lo que es más importante, va unido a un mundo de ensoñación que se asocia invariablemente a su firma y a lo que significa poseer una de sus creaciones", dijo José Luis Nueno, profesor del IESE y experto en lujo. Y ya nos contó Lisa Montague en su conferencia en ISEM FBS- Univ. Navarra (podéis verlo en este post), cómo para Loewe el color "ante-oro" (el del clásico Amazona) era toda una seña de identidad de la casa. Y no son los únicos... ¿a caso no es claramente característico el color "naranja quemada" de Hermés, el gris de Dior, o el aclamadísimo "rojo Valentino"? porque de Tiffany's, a la vista de su apoyo al zapatero, ya ni hablo...

Así pues ¿es tan descabellado el patentar un color? yo creo que no. A lo mejor el error de Mr. Louboutin residió en no registrar el mismísimo color y su composición, como hizo el pintor Yves Klein , quien , a finales de los años 50, patentó sus azules monocromo (permanenete en todas su obras) con el nombre de International Klein Blue o Azul Klein como lo conocemos actualmente.

3 comentarios :

Susana_MqR dijo...

lo q daria por esas suelas

bss

Inés Cruz dijo...

¿Cuál de todas? jajajajaa

EmerJa dijo...

Pues sí...que las hubiese patentado, claro :P Pq no vamos a poder llevar nosotras (por lo menos a mí me es imposible comprarme unos Louboutin)unos con suelas rojas...aunque no sean suyos...jaja

Muá