miércoles, 20 de julio de 2011

The Pin-up trend

Una de las tendencias más en boga estos días (gracias sobre todo a la influencia de celebrities como Katy Perry o Dita Von Teese) ha sido la resurrección del concepto pin up. Se trata de una estética que fue tan influyente a partir de los 50, que muchos diseñadores como Valentino, Allesandro Dell´Acqua o Lanvin han querido reinventarla en sus colecciones, bien de moda, bien de maquillaje. Otras marcas, como Benefit, han hecho de esta estética su bandera y elemento diferenciador para darle un toque cool y moderno al mercado de la cosmética.

Katy Perry con diferentes looks pin-up

Pero… ¿sabéis de dónde viene este concepto? Resulta que pin up es el sinónimo más coloquial de la palabra inglesa “Cheesecake” (tarta de queso). Su popularización como apelativo para las chicas guapas que aparecían en postales y revistas en lo años 50 en posturas sugerentes (que no pornográficas, pues hay que recordar que surgieron en EE.UU. que todavía era un país bastante inocente y puritano) vino de la frase “better than a cheesecake” (mejor que un pastel de queso)*. Algunos de los rasgos más característicos de esta estética pin-up (además del maquillaje y el peinado) son los estampados naïf: cuadros de vichy, lunares, rayitas y colores en general vivos y chillones combinados con blanco o negro.



Pero aunque muchas marcas han querido hacerse eco de la tendencia, ninguna lo ha hecho en el sector de la relojería... ninguna a excepción de Swatch.
Y es que Swatch es un marca que siempre ha intentado mantenerse en la cresta de la ola sacando colecciones que se adaptaran no sólo a las nuevas temporadas, sino también al pulso de su mercado, prueba de ello ha sido el lanzamiento de los Full Blooded (con calaveras, tan de moda últimamente), la increíble colección ocular de Rankin o la ampliación de su colección más artística con modelos inspirados en los comic asiáticos.

Y visto lo visto... ¿por qué no una colección Pin-up? Swatch ha adaptado su clásica línea de Colour Codes para hacerse eco de esta tendencia.

En este caso, los modelos básicos en colores como el rojo y el negro cambian su imagen bañándose en pequeños lunares blancos que decoran toda la correa del reloj. Y para las que prefieran un look más veraniego, que recuerde a picnics en alformbras de fresco césped, los cuadros blancos se combinan con colores como el morado, azul y rosa dando como resultado un estampado typical 50’s, totally pin-up.



Si te inclinas más por el look marinero (otra de las temáticas recurrentes de esta estética que comentamos) las rayas blancas inundan las versiones de colores vivos como el rosa, turquesa, morado y rojo para acompañarte en los destinos más playeros.



Mi favorito es el negro de lunares… ¿qué os parecen? ¿cuál os gusta más a vosotros?

* por si os parece curioso, que sepáis que su equivalente masculino son los beefcake (pastel de carne).

5 comentarios :

Sandra dijo...

¡¡Genial el post de hoy!! No sabía lo de la "tarta de queso", ¡¡¡¡ME ENCANTA!!! y es culturilla

Inés Cruz dijo...

He de confesar que hasta yo me he sorprendido del origen. Para que luego digan que la moda es superficial

El Señor de las Gafas Amarillas dijo...

Yo me quedo con el Swatch de alitas de Jeremy Scott! Esots me parecen un poco "de los chinos", jeje así que cuando vaya de chining echare un vistazo a ver si hay "inspiración" ;-)

The Pink Carpet dijo...

Pues yo me quedo con el de cuadritos de vichy rosa. Será casualidad pero justo hoy me he comprado unas espardeñas iguales !!

ilovepinkcarpet.blogspot.com

Inés Cruz dijo...

Arriba las alpargatas!!!

Amarillo... te pega todo ser más alternativo y cogerte el otro reloj :)