miércoles, 15 de junio de 2011

Postales desde Las Ventas

El domingo fue tarde de rejones y, después de mucho llorar, conseguí que no dieran unas entradas para disfrutar de un espectáculo que nunca deja de fascinarme.

Rejoneaban en las ventas Diego Ventura (el triunfador de la tarde con 2 orejas), Diego Montes (segundo en el podio) y mi querido Andy Cartagena... que no tuvo precisamente una de sus mejores tardes.



Antes de comenzar la corrida, y como siempre que podemos, nos pasamos por la enfermería a saludar a los antiguos compañero de papá, que siempre tienen a bien invitarme al patio de caballos para disfrutar fotografiando los detalles más íntimos de los toreros en los minutos previos a la faena. Lo malo fue que esta vez, estaba el patio atestado de gente, y me resultó bastante difícil recrearme como hago otras veces. Aún así, logré sacar algunas buenas fotos:



Andy Cartagena



Muchas son las profesiones involucradas...
Mi favorito, con permiso de Andy esta vez, fue Diego Ventura. ¡Qué templanza y qué doma! sus caballos sabían a lo que iban, y se enfrentaban al toro con bravura y valentía, sin perder un ápice de elegancia y savoir faire. No me extraña que se llevara las dos orejas. El primer toro se le resistió algo, pero el segundo nos tuvo a todos en el borde del asiento gritando Olé! en cada faena. Fantástica intervención.



El caballo dio un par de mordiscos al toro... ahí es ná

Andy... lo dicho, no fue su tarde. Normalmente elegante y desenfadado por igual, el primer todo se le hizo cuesta arriba. Era más mano que nada y le costó arrancarle faena. En el segundo, en cambio, se le vió más desenvuelto, e hizo esos requiebros que me enamoran en más de una ocasión.




Este caballo era fabuloso... si hubiérais visto sus crines al sol...
Diego Montes, aunque arrancó al público aplausos y una oreja, fue el que menos me gustó de los tres. Muchos nervios y movimientos y gestos y prisas. A ratos pareciera que había enseñado un truco a cada caballo, y no le preocupara enseñárnoslo. Trucos, dicho sea de paso, impresionantes. Los saltos de uno de sus animales, y las vueltas con la pata levantada de otro hicieron las delicias de propios y extraños, una servidora incluida.


Esta es una de mis fotos favoritas de la tarde
Estábamos tan cerca que ya veis qué detalles podía fotografiar


Fijaros, que el caballo está completamente en el aire


Espero que os hayan gustado. 

2 comentarios :

Martina dijo...

Algunas de las fotos son espectaculares!¿que tal por Paris?aunque fuera por trabajo,no deja de ser Paris!

Isabel dijo...

Que buen reportaje,felicidades¡¡¡¡
El viaje que tal cielo??todo bien...
Bsss Isabel
SsasDairy