domingo, 5 de junio de 2011

El cuento de hadas de las hermanas Rodarte

Inspirada por nuestra clase del otro día de Periodismo y Moda, hoy os traigo la historia de una casa de diseño joven y particular, La Casa Rodarte.

Rodarte (cuyo nombre viene del apellido de soltera de su madre, de origen mejicano) nació en 2005 de la mano de dos hermanas, Kate (1979) y Laura Mulleavy (1980) naturales de Pasadena, California, que tras graduarse en Berkeley en Historia del Arte y Literatura respectivamente, decidieron apostar por su pasión, la moda, antes que por las carreras que ambas escogieron.


De vuelta a casa tras sus estudios, y tras reunir 20.000 dólares a base de trabajos como camareras y la venta de una fantástica y completísima colección de discos heredada, las hermanas crearon su primera colección, compuesta por 10 piezas: siete vestidos y tres abrigos meticulosamente construidos y con detalles muy curiosos y artísticos como plumas de pavo real bordadas sobre un lazo negro en el borde de un vestido rojo. Como con aquellos recursos no creyeron que fueran a llegar muy lejos, ni cortas ni perezosas emprendieron un viaje a Nueva York que cambiaría sus vidas.

Como no tenían dinero ni forma de enseñar sus diseños, lo que hicieron fue fabricar muñecas de papel con ellos que entregaron a la puerta de la semana de la moda de NY a todo el que se mostrara interesado. Lo que ocurrió fue que en Women’s Wear Daily se hicieron eco de su talento, y tras reunirse con ellas, hicieron que uno de sus diseños fuera la portada de la revista en Febrero de 2005.


Tras aquella portada, todo fue de primera para las chicas. En 2006 ganaron el premio Ecco Domani (como otros grandes talentos como Thakoon – al que recordaréis del reportaje de The September Issue - Proenza Schoulero Zac Posen), seguido de una participación en 2007 con GAP como parte de the Gap Design Editions program diseñando una colección cápsula de camisas blancas que estuvo en tiendas a lo largo de todo el país.


Desde entonces, han seguido cosechando buenas críticas y elogios de grandes personalidades del mundo de la moda como Anna Wintour, quien cuentan les dió el mejor consejo que pudieran haber escuchado: ”Son diseños muy personales, que lo sigan siendo”. Y así lo han hecho.

Desde que en 2005 crearan su marca, han logrado tener presencia en más de 40 de los más reconocidos e importantes retailers del mundo (como Nordstrom, Neiman Marcus, Barneys y Bergford Goodman), aparecer en más de 20 portadas de publicaciones internacionales incluyendo Vogue, vestir a estrellas y personajes reconocidos (Cate Blanchett, Dita Von Teese, Keira Knightley, Natalie Portman, Reese Witherspoon y Kirsten Dunst son algunas de las fieles clientas) y seguir ganando concursos como el CFDA 2009 Womenswear Designer of the Year.


A pesar de que puedan parecer demasiado modernas o extravagantes en algunos aspectos, la propia Michelle Obama eligió uno de sus diseños para recibir a la mismísima Rania de Jordania en la casa Blanca…


… y como muchos sabréis, fueron las elegidas para llevar a cabo el vestuario de la película Black Swan, un trabajo que les vino como anillo al dedo por esta extravagancia y preciosismo en sus diseños por los que son tan famosas. Además, y fruto de esta colaboración, las hermanas han sido las protagonistas de una de las exposiciones más esperadas para este año en el Museo de Arte Contemporáneo (MOCA) de Los Ángeles dentro del Pacific Design Center que acaba precisamente hoy. Rodarte: States of Matter es el nombre de esta primera exposición de la marca que ha sido presentada por Swarovski y cuenta con 20 piezas pertenecientes a la película y a algunas de sus colecciones más emblemáticas. De esta colaboración filmográfica podéis leer más en este post que hice hace algún tiempo, pero aquí os dejo el video representativo de la exposición.


No es menos cierto, sin embargo, que a pesar de la meteórica y exitosa carrera de estas chicas es admirable, ha habido alguna vez que no han acertado del todo, y prueba de ello es la colaboración que hicieron con la firma de cosmética M.A.C. (de la que soy fiel seguidora) inspirada en las chicas de Ciudad Juárez. Aunque pretendieron inspirarse en el romanticismo escondido en el hecho de que estas mujeres simplemente se desvanecieran en la “etérea naturaleza del paisaje” - lo cual se manifestó en maquillajes pálidos, rojizos y azules que evocaban imágenes de chicas fantasmagóricas - , la colaboración provocó ta oleada de protestas (no sin razón) que M.A.C. se vio obligada a sacar un comunicado en el que afirmaba donaría parte de los beneficios de esta campaña a los más desfavorecidos de esta ciudad. Una crisis de comunicación en toda regla. Os dejo aquí un video de style.com sobre la colección:


Lo que desde luego no es discutible es el arte que encierran los diseños de estas chicas, y su brillantez. Crean colecciones llenas de detalles, impecablemente cosidas y estructuradas que ponen de manifiesto un feminismo moderno y avant garde. Estoy segura de que seguirán cosechando muchos éxitos en los próximos años.

6 comentarios :

vespacool dijo...

genial¡
las llevo siguiendo desde hace algún tiempo...increible la forma de publicitarse con esas muñecas de papel...street marketing en toda regla,
enhorabuena Inés, me has dado una pista para una nueva entrada...jj

eLena @chaira_fashion dijo...

Mira, yo no conocía la historia de las muñecas afuera de la semana de la moda en NY. Buena idea.
El vestuario de Black Swan no es de ellas. Botica pop escribió sobre ello. Te mando el enlace por tuiter.
A mi su estilo aún no me convence, pero tampoco he visto una prenda física, así que hasta ese momento emitiré mi decisión.
Saludos desde Venezuela!

Isabel dijo...

Muy buena entrada, me ha encantado .
Gracias por conocer su historia.
Bsss Isabel
SsasDiary

collagevintage dijo...

Estupendo reportaje!!!! Me ha encantado esta entrada Inés.

besines

Inés Cruz dijo...

Gracias a todas por vuestros comentarios!

Martina dijo...

Efectivamente la colaboración con MAC no se publicitó de manera nada acertada,pero a cambio la colección de camisas que hicieron con GAP tenía muy buena pinta!