miércoles, 4 de mayo de 2011

Crónica de una boda anunciada

Mucho se ha escrito sobre LA boda de este fin de semana, y mucho más quedará por escribir, estoy segura. Así que no me voy a extender mucho y hablaré de lo que más y menos me ha gustado de los estilismos.

Deciros a modo de curiosidad que como me tocó trabajar el viernes y luego tuve máster, el vestido lo vi gracias a que mi amiga C., que tuvo a bien enviarme un mail a modo de aviso (me congratuló enormemente haber tenido razón respecto a la elección de la diseñadora encargada de tan magno evento). La boda la vi ayer por la mañana, armada del HOLA para ver los detalles, en la tranquilidad del hogar y gracias a nuestro TiVo a la española, que viene a ser el I - plus.

Pero vamos a meternos en faena…

LOS MEJORES ESTILISMOS
Me encanta que por protocolo todas las mujeres estuvieran obligadas a vestir de corto y con sombrero/tocado. Con una tradición como la inglesa, no podía ser otra forma, y me descubro ante ellos.


El vestido de la novia. Correcto, elegante… le sentaba como un guante a la chiquilla. Supo unir modernismo (con su elección de diseñadora) con tradición (por los materiales utilizados), y se la veía muy cómoda con él. Era ella, y se notaba. Excelente elección. Y para todos aquellos que aún piensen que era ñoño o inapropiado, que lean este artículo de WWD donde TODOS los grandes diseñadores opinan sobre la buena elección.


Mis favoritos fueron los Beckham. ¿No es fuerte? Tuvimos con ellos el mejor ejemplo de que no importa tu origen si tienes estilo. David, futbolista él (y que para más INRI nunca ha sido mi ídolo de juventud) iba espectacular vestido de gala. Y Victoria, ex - spice girl (todos tenemos un pasado) esta absolutamente fantástica con un vestido azul marino tremendamente favorecedor y un tocado que, aunque original, le venía que ni pintado. Por cierto... ¿os habéis fijado en sus taconazos? impresionante.


Victoria de Suecia acertó tanto con su espectacular look de noche de color rojo (madre, qué figura que le hacía) como con su vestido salmón de día. Elegantísima.


La Duquesa de Cornualles, Camila… SOY FAN. Mira que la mujer es poco agraciada, pero cuando hay que dar la cara, se arregla divinamente y se saca mucho partido. Un 10 tanto para su fantástico sombrero como para su discreto, a la par que elegante, traje. Por cierto, definitivamente prefiero al Príncipe de Gales en chaqué. NADIE lo lleva como él.

Zara Philips fue otra de las mejores con un fantástico traje gris grafito y un aún más espectacular sombrero. Se casará en breve, y seguro que ha tomado buena nota del estilismo de la Duquesa de Cambridge.


Otra que no se quedó atrás en elegancia fue la madre de la novia. El traje era discreto, pero con unos detalles fantásticos. Parece ser que el color azul es símbolo de felicidad, así que es una estupenda forma de desear a los novios lo mejor.


Tara Parker (socialité y estrella de la pequeña pantalla inglesa) y su amiga Lady Frederick Windsor de Armani Privé, formaban una pareja impresionante. El color del modelo de la primera, azul intenso (que tan de moda está este año) era de un corte sencillo que decidió romper drásticamente con un espectacular y original tocado en forma de proa. La segunda iba absolutamente perfecta, otra de mis favoritas... aunque fuera poco arriesgada.


Miriam González llevaba un tocado que a mí me cautivó: original, divertido, cool y colorido. Genial.



LOS PEORES LOOKS
A pesar de las líneas inmediatamente anteriores, hubo algunos looks tremendamente desacertados…

Para empezar, el de la famosa Pippa. Me da igual que tuviera que ir de blanco como directriz de los pajes, que el vestido la sentara como un guante y estuviera bellísima (no pienso negar lo evidente), el vestido era inapropiado por 2 cosas: el color (por lo obvio) y el escote. Imagino que Harry estaría encantado de tener que acompañarla a todas partes… y si no revisar las imágenes de cuando el cortejo real estaba saliendo de la iglesia. Henchido de gozo, iba, agarrado del brazo de su cuñada.

Nuestra querida Reina, de la que me soy fan absoluta (pero no de sus estilismos). Confieso que cuando la vi de hombros para arriba pensé “¿será que ha acertado esta vez?”. Luego vino la fotografía de cuerpo entero y claro, se estropeó. ¿De dónde salieron esos botones? Más parecían moñas de paquete de cumpleaños que cualquier otra cosa. Si no las llevara, iría mucho mejor, ya que el lavanda es un color muy favorecedor. 


Miram González. A pesar de que la he incluido dentro del primer grupo por el tocado… por el estilismo no se salva. El vestido era inapropiado por ser demasiado de noche y, para colmo de males, no le sentaba demasiado bien que digamos. No digo más porque, sinceramente, no quiero ser mala.


A Charlene Wittstock la meto en la lista de lo peor por ser lo más soso del planeta. Con ese cuerpo... ¡¡podría haber hecho maravillas!! es que ni el sombrero es mono. Parece un complemento del Príncipe Alberto... va del mismo color que su corbata. SOSA.


También voy a incluir aquí a la princesa Salma, porque una cosa es ir con el traje tradicional del país de una, y otra muy distinta que parezca que llevas siempre en vestido reciclado.


A NI FÚ NI FA
Doña Máxima de Zorreguieta, adalid del estilo siempre… decepcionante.¿Qué le paso? con lo guapa que va ella siempre... debería haber escogido un tono algo más alegre (el naranja-coral le sienta divinamente).


La princesa Letizia, que había ido bastante mona el día anterior (obviemos el debate sobre el protagonismo de sus homóplatos), fue bastante sosa a la boda. Elegante, pero tremendamente sosa. El sombrero por delante me encantó, pero por detrás… demasiado. Demasiadas flores, demasiada pluma. Demasiado.



Voy a meter aquí a las “Fergies”, porque a pesar de llevar ambas dos vestidos que me gustaron (sí, el conjunto azul me gustó, aunque confieso que le sentaba bastante mal, en parte por culpa de lo que llevaba en la cabeza), lo cierto es que la liaron parda con lo que se pudieron en la cabeza. Con las cosas tan maravillosas que es capaz de hacer Philip Tracy… ¿cómo es posible que 1) pariera estas dos “cosas” y 2) ellas se atrevieran a ponérselo? Confieso que tardé varios segundos en asimilar lo que llevaban en la cabeza.

El vestido azul es de Vivienne Westwood y el nude de Valentino

Porque los tocados me vuelven loca, os dejo algunas de las que no han logrado acceder a ninguna de las listas, pero que merecen aparecer por sus tocados.


Fuera de lo que sería estrictamente moda, os diré que me fascinó la decoración de la abadía. ¡¡Qué majestuosidad con todos esos árboles y la luz!! A ratos parecía que estuviéramos al aire libre. Un aplauso por los diseñadores de interiores que concibieron esta decoración, porque quedó bellísima.


También me encantó el comprobar cómo una vez más los ingleses son la organización con mayúsculas. Los tiempos, el calendario, el orden, todos los soldados caminando al mismo ritmo… en fin, de matrícula de honor. Deberíamos fijarnos mucho más en ellos, porque son unos profesionales.

1 comentario :

Martina dijo...

Si que te has currado la cronica!
Yo estoy contido, los Beckham iban muy elegantes Un poco sobrios para mi gusto, pero muy guapos los dos. Y ella embarazada que ni se le nota!

Un beso