martes, 1 de marzo de 2011

La Moda Española en la actualidad

El viernes por la tarde tuvimos una de esas jornadas más "relajadas" en el MBA: menos casos y más conferencias interesantes y del mundillo. Nos acompañaba Modesto Lomba, y junto con nuestro profesor de Cultura, empresa y Moda Fernando Aguirre, nos iban a hacer un análisis de la Pasarela Cibeles en la actualidad.

Nos contaba Fernando Aguirre que los optimistas del mundillo piensan que la Pasarela Cibeles es la 4ª ó 5ª del ranking mundial, equiparada con Londres. Yo no me cuento entre ellos, aunque sí que reconozco que estamos entre el Top 10. Compararnos a Londres sería algo prematuro, teniendo en cuenta el más reciente ejemplo de Tom Ford, que ha elegido la capital inglesa para su segundo desfile tras su vuelta, o el hecho de que la prensa especializada elija Londres antes que España para sus reportajes (es lo que tiene que coincidan las fechas).

Lo que sí es cierto es que “A nuestra importancia creciente ha colaborado sin duda el acabar con la bicefalia que sufría España en términos de pasarela”, nos decía Fernando Aguirre, y es que parece mentira que la solución a nuestra doble representación (y por ello, la mitad de atención o menos) haya venido de la mano de un político que no supo entender Gaudí. Mientras tanto, en Madrid ha ocurrido totalmente lo contrario: de un lado, el apoyo incondicional de la Presidenta de la Comunidad de Madrid y de otro, la creación de la Asociación de Creadores de Moda Española (ACME) han ayudado a que Madrid haya ido ganando adeptos y peso dentro del mundo de la moda internacional.

Y es que Esperanza Aguirre no estaba para nada desencaminada a la hora de apoyar un evento como Cibeles. Una pasarela atrae turismo, potencia el desarrollo económico y da modernidad en tanto en cuanto es escaparate de la creatividad; y eso incluso teniendo en cuenta que aún nos queda mucho recorrido por delante a los españoles para convertirnos en una capital de la moda como Milán, una ciudad que se transforma por completo durante las semanas de la moda y cuyo mundo cultural se revoluciona al completo para dar una imagen unida frente a uno de sus mayores estandartes: la moda. Para llegar a ello, tendremos que resolver algunas de las carencias que presenta nuestra pasarela y su entorno, como son su gestión (que principalmente está en manos del IFEMA, cuando debería estarlo de una asociación de profesionales de la moda), el tratamiento recibido por los medios (y aquí Fernando Aguirre no se refería sólo a los españoles, sino a nuestra incapacidad de atraer medios extranjeros), la falta de compradores, el calendario, o la localización.

Termina Fernando Aguirre recordando algunas impresionantes cifras sobre cómo el sector de la moda afecta a la economía de nuestro país: 7% del PIB, más de 449M€ de facturación sólo de los miembros de ACME, + de 100.000 puestos de trabajo…

Modesto Lomba y Fernando Aguirre
[Photos_Private]

Modesto Lomba comienza su exposición ratificando su atipicidad junto con Fernando Aguirre y Covadonga en el sentido de que creen, valoran y confían en la moda española, algo que parece que desentona con el carácter español.

Considera que CMFW tiene aún que subir un escalón. Ha cumplido un ciclo y ha de avanzar para no quedarse obsoleta. Para él todo y todos (los que fueron, son y serán) forman parte fundamental del progreso de la pasarela española. Sin embargo, para que eso sea posible, Modesto dice que hay que ser capaces de implicar a todo el sector y dar esa paso hacia delante. La moda no son sólo los diseñadores, y las escuelas de negocio se concretan como parte imprescindible del futuro, pues ofrecen una oportunidad de formación que antes no existía.

Para Modesto, hasta ahora ha parecido que los diferentes miembros del sector (diseñadores, empresarios, medios e instituciones) se sentaban en un círculo en una plaza dándose la espalda. Hay que ser capaces de, toda esa capacidad de creación de valor individual, aunarla para dar valor a la marca de moda en España, como han sabido hacer otros países como Francia e Italia.

“La juventud de la pasarela española no debe de ser justificante para los errores cometidos, sí para ubicarse en el contexto” nos dice Modesto Lomba. Desde su posición, es un reto ser capaz de asumir los errores cometidos, pero para ser capaces de poner valor a lo que es la moda española y potenciarla.

Termina Modesto abogando por la necesidad que tenemos de creernos que somos buenos en moda como lo hemos hecho con el jamón o el vino.


No hay comentarios :