domingo, 6 de marzo de 2011

Internacionalización: Storytelling a la italiana

El otro día en una clase sobre internacionalización en las empresas de moda, nos hablaron de la importancia que tenía para el éxito del proceso el ser capaz de ser diferentes y de contar una historia creíble más allá de cualquier frontera.

Prueba de ello es el éxito que han tenido los italianos con este tema, que han sido capaces de dar la vuelta a las más inverosímiles marcas para convertirlas en empresas de lujo y éxito por medio mundo… os voy a poner algunos de los ejemplos que nos dieron en clase, y que a mí me dejaron la mar de sorprendida.

Storytelling a través de la licencia: Chaquetas Blauer.
En sus orígenes, Blauer era una empresa que fabricaba chaquetas técnicas para policías en EE.UU., hasta que los italianos compraron la licencia para hacer una línea más fashion. Aunque se siga fabricando la línea original para los cuerpos y fuerzas de defensa americanos, dudo mucho que más allá de sus fronteras la gente sepa que es la misma marca que la de los plumas de más abajo.

Modelos profesionales

Modelos Fashion

Storytelling a través de la compra: Belstaff.
En este caso se trató de algo más complejo, pero igualmente sorprendente. Belstaff es una marca que nació en Inglaterra en 1924 con el objetivo de fabricar marca de calidad para lo moteros.

[Photos_Besltaff]

En los 2000 fue adquirida por una gran empresa de ropa italiana, que empezó a posicionarla como marca de cazadoras cool a través de celebrities varias. Lo que hizo fue elegir a líderes de opinión en los distintos países donde estaba presente la marca, y empezó a regalarles las colecciones completas temporada a temporada, con el objetivo de que las prendas salieran en algún momento en la prensa llevadas por la gente más cool. Desde entonces, empezó a crecer y crecer la pelota, y pronto empezaron a requerir las cazadoras en películas y series, haciendo la marca aún más grande.

[Photos_Besltaff]

Fay, que originalmente fabricaba ropa técnica para bomberos, es otra marca que fue adquirida en 1986 y convertida en una marca cool y muy fashion de cazadoras.

Storytelling mediante invención:
Pero ahí no queda la creatividad de los italianos... ha habido veces que han ido mucho más lejos, creando marcas de la marca e inspirándose en formas de vida absolutamente no italianas para conseguir marcas internacionalizables.

Ejemplo de ello son Frankling Marshall, basada en todo el ambiente que rodea a los colleges americanos, las universidades y toda su simbología...


... y Harmont y Blaine, que es el colmo de la inventiva, en tanto en cuanto toda su ropa gira entorno a la historia ficticia del Duque de Harmont y de su fiel perro, el basset Blaine, y que paso a copiaros directamente de su página web oficial:


"En el siglo XVIII, el Duque de Harmont viajaba hasta los confines del mundo conocido con su velero en busca de los tejidos más valiosos y exclusivos, con los que creaba colecciones por las que pugnaban los más altos dignatarios y los miembros de la realeza de toda Europa. Blaine, un basset de olfato fino y fiel compañero, seguía al duque en todas sus arriesgadas expediciones. 

Al regreso de sus viajes, el Duque de Harmont acudía puntualmente al Golfo de Nápoles para confiar la realización de sus colecciones a los modistos y artesanos de la zona, con fama de ser los mejores del mundo. De esta costumbre nació una leyenda entre los locales que todavía lo recuerdan como ejemplo de estilo, elegancia y creatividad".


¿Cómo os quedáis?


La internacionalización de una empresa puede ser algo tremendamente creativo...

2 comentarios :

Martina dijo...

Que interesante tu post!me ha gustado mucho. Aunque parece que al final el truco es que te compre tu marca una empresa italiana,jejeje

Un beso!

Inés Cruz dijo...

Yo creo que deberíamos ponernos a ello inmediatamente. Total, les da lo mismo chaquetas antibalas que plumas para moteros...