martes, 26 de enero de 2010

Se nota...

Se nota el final de mes en el abarrotado metro (odio a las señoras que insisten en ocupar la puerta para no dejar pasar a más gente, y que luego te clavan el codo por atreverte a pasar).

Se nota que ha nevado esta noche, más allá del precioso manto blanco, en las atestadas carreteras. Son 10 minutos extra de recorrido en bus.

Se nota cómo el invierno se marcha poco a poco porque, a pesar del tremendo frío (¿quién hablaba de cambio climático?), los días son más largos. Ya casi es de día cuando llego al trabajo, y lo sigue siendo al cerrar la puerta de casa tras de mí a eso de las 7.

Se nota que la oficina está lejos en los madrugones de la gente, que corre para llegar y así poder marcharse pronto. Evitar el atasco. A las 6 apenas ya queda nadie, algo impensable en las antiguas oficinas.

No hay comentarios :